Esta especie endémica de Australia puede respirar a través de sus genitales.

La tortuga de pelo verde, o tortuga del río Mary (Elusor macrurus), no es sólo uno de los animales más hermosas que hayan pisado este planeta, también es uno de los más sorprendentes. Puede permanecer bajo el agua hasta por 3 días gracias a que tiene unos órganos similares a branquias dentro de su cloaca. Es decir, el orificio por el que los reptiles arrojan su excreción y realizan el apareamiento.

Esa forma tan peculiar de ocultarse por desgracia no le fue suficiente para ocultarse de los humanos y ahora la Sociedad Zoológica de Londres lo acaba de incluir en la lista Evolutionarily Distinct y Globally Endangered (Edge); la cual cataloga a las especies en peligro de extinción, en el puesto 29.

Debido a la cresta que emula una mohicana de color verde en su cabeza, sus apenas 40 centimetros de largo y sus colmillos carnosos debajo de la barbilla, han hecho de este reptil endémico del río Mary en el sudeste de Queensland (Australia), uno de los animales más preciados como animal de compañía, sobre todo a partir de la década de los 60 del siglo XX. Los traficantes las llegan a capturar incluso desde que están en el huevo.

Tortuga del río Mary (foto: Chris Van Wyk)

En la década de los 70 su población disminuyo drásticamente y debido a que esta especie tarda un tiempo excepcionalmente largo para alcanzar la madurez sexual, con individuos que no crían antes de la edad de 25 años; no se ha podido recuperar.

“Los reptiles a menudo se llevan la peor parte en términos de conservación, en comparación con las aves y los mamíferos. Sin embargo, la lista de reptiles EDGE destaca lo únicas, vulnerables y asombrosas que son realmente estas criaturas. Desde las tortugas marinas más grandes del mundo hasta una especie de serpiente ciega que se encuentra sólo en Madagascar, la diversidad de los reptiles es impresionante”, señala Rikki Gumbs, coordinador de la lista de reptiles.

Esta tortuga es muy distintiva, tanto morfológica como evolutivamente. Se separó de todas las demás especies vivientes hace unos 40 millones de años. En comparación, los humanos nos separamos de nuestros parientes primates más cercanos hace menos de 10 millones de años.

fuente Sociedad Zoológica de Londres

temas