Media hora antes de aterrizar en Hawái, el motor de este avión de United Airlines decidió dejar de existir.

Vas de vacaciones a Hawái y media hora antes de que aterrice tu vuelo escuchas un fuerte estallido; miras por la ventana y ves que uno de los motores del avión se está haciendo añicos. ¿Qué haces además de morirte del susto?

Eso fue lo que les pasó a los pasajeros de un Boeing 777-222 de United Airlines, que volaba desde San Francisco a Honolulu. Tras escuchar una explosión, los pasajeros notaron que la cubierta del motor comenzó a desprenderse, lo que provocó que los pilotos emitieran mensajes de auxilio y analizaran la posibilidad de tener un aterrizaje de emergencia.

El hecho quedó registrado por varios pasajeros que definieron la escena como “el vuelo más aterrador” que hayan tenido, pero destacaron que la tripulación hizo un gran trabajo durante la emergencia.

Afortunadamente no pasó nada grave y el Boeing 777 aterrizó en su destino. United Airlines publicó  un comunicado en el que explicó que los pilotos “siguieron todos los protocolos necesarios para aterrizar con seguridad el avión” y que están “cooperando completamente con la investigación de NTSB y FAA del evento”. Al menos todo quedó en un susto.

vía The Guardian

temas