Tesla reabre plantas en Nevada y California con el respaldo de Donald Trump

El Frank Scorpio de la vida real y CEO de Tesla, Elon Musk, tomó la decisión de reabrir la producción de sus vehículos eléctricos en California, pese a la prohibición...
(Foto: Getty Images)

El Frank Scorpio de la vida real y CEO de Tesla, Elon Musk, tomó la decisión de reabrir la producción de sus vehículos eléctricos en California, pese a la prohibición que existe en el estado por la pandemia de coronavirus que provoca la enfermedad del COVID-19. Pero eso no es todo, diversas fuentes aseguran que la Gigafactory de Nevada, donde fabrica baterías para sus autos y productos de almacenamiento de energía, así como piezas para el Modelo 3 de Tesla, también está en funciones y operando con normalidad.

A través de las redes sociales el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, celebró la apertura de la planta de Fremont, California. “California debería permitir que Tesla y @elonmusk abran la planta, AHORA. ¡Se puede hacer de manera Rápida y Segura!”, destacó el mandatario.

El 11 de mayo, Musk confrontó a las autoridades californianas reativando la planta. “Tesla está reiniciando la producción hoy contra las reglas del condado de Alameda. Estaré en la línea con todos los demás. Si alguien es arrestado, pido que solo sea yo”, argumentó y en un comunicado la oficina de servicios de emergencia del condado de Alameda dijo que a Tesla solo se le permitía mantener “operaciones básicas mínimas”.

En el caso de la Gigafactory, los empleados de Nevada recibieron información de que las operaciones se reabrirían parcialmente, pero no fue así.

De acuerdo a información obtenida por el sitio The Verge, los “empleados de Gigafactory que se les permite quedarse en casa con licencia no remunerada si “no se sienten cómodos al ir a trabajar”, lo mismo que en California, pero “debido a que el permiso está terminando, los trabajadores ya no pueden ser elegibles para los beneficios de desempleo que estaban recibiendo durante el cierre.”

Tesla detuvo la producción en sus fábricas de Estados Unidos a mediados de marzo cuando los condados y estados de todo el país introdujeron órdenes de refugio en el lugar destinadas a detener la propagación del virus.