La compañía surcoreana acabó con una dinastía instituida por Intel desde 1992.

Intel ha perdido el trono del “vendedor #1 de chips de todo el mundo”, a pesar de que la compañía registró ingresos récord el año pasado. La cifra no fue suficiente para alcanzar a Samsung, que le arrebató la corona al reportar ventas de chips por 69 mil millones de dólares en 2017, superando así los 63 millones de dólares de Intel.

Según Bloomberg, Samsung se ha transformado gradualmente de un fabricante de televisores baratos en un proveedor dominante de componentes para smartphones y otros dispositivos, anticipándose y adaptándose a su mercado. Éste y otros factores son los que permitieron a la compañía surcoreana posicionarse en la venta de chips quitándole el cetro a Intel, la cual conservaba el trono desde 1992.

Para Intel las ventas crecieron un 6% en 2017, pero al parecer hacer chips para computadoras ya no es suficiente. Samsung es el fabricante por contrato de Qualcomm Inc. (quien recientemente ha sido multada en la Unión Europea por monopolizar el mercado), y sus chips cubren tanto PCs como celulares. Si pensamos en la cantidad de smartphones que hay en el mundo, es sencillo comprender cómo Samsung ganó el juego de tronos.

fuente Bloomberg

temas