Las dos empresas de autotransporte usarán los procesadores y la plataforma de Nvidia.

Nvidia aprovechó su presentación en el CES 2018 para anunciar que entrará de lleno al desarrollo de tecnología para los cada vez más populares coches autónomos. Su caballo de batalla en este sector será el chip Xavier, un potente procesador que permitirá funcionar a su nueva plataforma Drive IX, especialmente diseñada para trabajar con tecnología de conducción autónoma.

De acuerdo con Nvidia, el chip Xavier incluye un CPU de 8 núcleos, un GPU Volta de 512 núcleos, acelerador de deep learning, visión computarizada, y la capacidad de procesar videos con resolución 8K y HDR. Por si fuera poco, incluye 9,000 millones de transistores, que le permiten realizar 30 billones de operaciones por segundo, además de aprender confirme su usuario utilice sus servicios. Gracias a su potencia, Xavier podrá implementar ciertas funciones específicas en los autos que lo incluyan, como control gestual, reconocimiento facial, entre otros. Nvidia presume que Xavier es un procesador pensado para ahorrar energía, y consumirá 15 veces menos energía que modelos anteriores.

A la par de Xavier, Nvidia anunció que ya está trabajando en la sucesora de Drive IX, se llamará Drive AR y implementará soporte para realidad aumentada y una mayor inteligencia artificial, para crear alertas de seguridad en tiempo real. Finalmente, anunció que firmaron un enorme acuerdo con dos de los pesos pesados de la industria del automovilismo: Volkswagen y Uber. Gracias a este acuerdo, los coches autónomos que desarrollen Uber y Volkswagen trabajaran con Drive IX y Xavier, algo que actualmente ya hacen los autos de Tesla. Por lo pronto, se sabe que dos vehículos en desarrollo de Volkswagen usarán Drive IX y Xavier, además de que los prototipos de Uber ya los están usando.

Con esto, Nvidia tiene todo para ser la gran ganadora en el negocio de los coches autónomos que está por explotar.

fuente Nvidia

temas