La marca de los audífonos aún no ha sido revelada.

La Oficina Australiana de Seguridad del Transporte (ATSB, por sus siglas en inglés), informó que el pasado 19 de febrero una mujer sufrió quemaduras en la cara, el cuello, los labios y la mano durante un vuelo de Pekín a Melbourne, debido a que los audífonos en los que estaba escuchando música, simplemente explotaron.

“Cuando me di la vuelta sentí arder mi cara. Luego me agarre el rostro, lo que hizo que los audífonos me rodearan el cuello. Seguí sintiendo ardor, así que los agarré y los tiré al suelo. Echaban chispas y tenían pequeñas llamas”, explicó la afectada.

La ATSB explica que una vez que la mujer arrojó los audífonos al suelo, el equipo del avión llegó con una cubeta con agua para apagarlos y luego lo pusieron en la parte trasera del avión. La batería y la cubierta de los audífonos estaba fundida en el suelo del transporte, así que los especialistas creen que la pila fue la razón del incendio.

Mientras la mujer era atendida por las quemaduras, el resto de los pasajeros tuvieron que soportar el olor a plástico y pelo quemados durante el resto del viaje. “La gente presentó tos y sofocamiento durante todo el camino a casa”, narró un pasajero.

La ATSB emitió una alerta a los pasajeros que viajan con dispositivos electrónicos y pilas de repuesto para que los guarden correctamente (los repuestos en el equipaje de mano), y pidió a los usuarios con dispositivos que usan aparatos con baterías durante el vuelo, contacten a la tripulación en cabina. Por ahora se desconoce cuál es la marca de los auriculares que usó la afectada.

fuente ATSB

temas