Crearon supercomputadora más poderosa del mundo en Jalisco

Imagen: IBM

Se trata de un potente monstruo que tiene 9,216 procesadores IBM Power.

Últimamente se ha considerado a Guadalajara como el Silicon Valley mexicano y, al parecer, no es para menos, pues ahora sabemos que los servidores que integran la supercomputadora Summit de IBM fueron fabricados dentro del Campus Tecnológico Guadalajara.

Summit es la máquina de cálculos con mayor capacidad de procesamiento en todo el mundo, dejando atrás a la supercomputadora china Sunway TaihuLight.

La computadora de IBM cuenta con 9,216 procesadores IBM Power conectados de forma directa a 27,648 memorias Nvidia Volta, que conforman el cerebro de la computadora que ahora alberga el Laboratorio Nacional de Oak Ridge, administrado por el Departamento de Energía de Estados Unidos.

La fábrica de procesadores IBM Power trabaja desde hace cinco años en Guadalajara, y forma parte del Campus Tecnológico de Guadalajara, la cuna del Silicon Valley mexicano. Durante este tiempo han desarrollado tres líneas de procesadores: los Power 7, 8 y 9.

Según El Economista, durante un recorrido para prensa durante el IBM Think Guadalajara 2018, un trabajador de la compañía dijo:

“Con mucho orgullo les cuento que el año pasado el primer equipo que salió de aquí fueron miles de cajas entregadas al Departamento de Energía de Estados Unidos, que es el que administra el supercomputador más grande en el mundo”.

Por su parte, uno de los técnicos de IBM declaró:

“Antes el microprocesador se tenía que comunicar con la RAM para poder acceder a la tarjeta de video. Ahora están juntos y con el protocolo de comunicación NVLink la capacidad del procesador se multiplica por 10. Este servidor integra cada uno de los 4,608 nodos que conforman la supercomputadora más rápida del mundo”.

La capacidad de procesamiento de la Summit es de 200 peflops por segundo. Esto significa, como bien señalan en la nota, que si una persona quisiera realizar un cálculo cada segundo, le tomaría 6 billones de años procesar lo que la computadora de IBM calcula en un instante. 

fuente El Economista

temas