Elon Musk y compañía no quieren tomar riesgos de más.

De alguna manera ya veníamos sospechando que esto podía pasar, sobre todo luego de la explosión del Falcon 9 el pasado 1 de septiembre. Sin embargo, ahora ya es oficial: SpaceX ha retrasado el primer vuelo tripulado de su cápsula Dragon, el vehículo diseñado para llevar a los astronautas de la NASA hacia la Estación Espacial Internacional (ISS, por sus siglas en inglés).

El primer vuelo estaba programado originalmente para que ocurriera durante el 2017, pero ahora la NASA anunció que se llevará a cabo hasta mayo de 2018. Obviamente, Elon Musk y compañía no pueden dar paso sin guarache y por eso llevarán a cabo una misión de demostración en noviembre del siguiente año, para evitar que todo se convierta en un inmenso desastre.

Además de SpaceX, otra compañía privada está afiliada al programa espacial de la NASA. Hablamos de Boeing, que está construyendo vehículos para la agencia espacial norteamericana capaces de transportar personas a la órbita terrestre inferior. SpaceX, de hecho, está actualizando su cápsula Dragon, pues es un vehículo que ya utilizan para llevar suministros a la ISS, mientras que Boeing está haciendo una cápsula totalmente nueva llamada el CST-100 Starliner.

Los primeros vuelos tripulados de esos vehículos se suponía que tendrían lugar en 2017, pero el programa ha experimentado numerosos resbalones de tiempo. Boeing ha retrasado el primer vuelo con tripulación de Starliner dos veces y ahora ha programado una nueva fecha par a volar a la gente en el vehículo por primera vez en agosto de 2018.

Dragon-V2
La cápsula Dragon de SpaceX.

Cuanto más tarda la NASA en volar en sus vehículos de tripulación comercial, más tiempo la agencia espacial depende de Rusia. Por ello la urgencia. Actualmente el cohete Soyuz ruso es el único vehículo que puede llevar a los astronautas a la Estación Espacial Internacional. Es una manera costosa de conseguir que los astronautas logren sus misiones, ya que un asiento en la Soyuz cuesta a la NASA aproximadamente 81 millones de dólares. También significa que la NASA no tiene otras opciones para enviar seres humanos al espacio.

A pesar de todas estas noticias, SpaceX dice que ha completado una serie de detalles para su cápsula Dragon actualizada, los cuales incluyen pruebas de calificación, pruebas de paracaídas, y más. La producción del primer vehículo de vuelo también está en marcha, según la compañía.

SpaceX afirma que su proceso de abastecimiento es confiable y que su sistema de escape para el lanzamiento en vuelo sería capaz de salvar a cualquier miembro de la tripulación en caso de que el Falcon 9 tuviera un problema durante el abastecimiento de combustible. Sin embargo, la compañía dice que está trabajando con la NASA para asegurar que su proceso de abastecimiento sea seguro y afirma que hará cambios en sus métodos si es necesario.

“Si se necesita, se establecerán controles adicionales para garantizar la seguridad de la tripulación, la cual comprende desde el momento en que los astronautas lleguen a la plataforma, el abastecimiento de combustible, el lanzamiento y el vuelo en sí, y su llegada a casa”, dijo SpaceX en un comunicado.

fuente NASA

temas