La editorial intentó venderle los derechos cinematográficos de todos sus personajes en paquete, pero el estudio no estuvo interesado.

The Wall Street Journal realizó una retrospectiva de la historia de Marvel Studios, con motivo del estreno de Black Panther. El artículo es interesante por sí mismo, pero tiene un par de detalles que dejan muy mal parado a Sony Pictures, el estudio que actualmente está en uno de sus baches creativos más grandes, pero que era un peso pesado en los años noventa, cuando se instaló en Hollywood luego de comprar con una oferta millonaria a Columbia.

En la segunda mitad de los noventa, cuando la editorial de cómics estaba al borde de la quiebra, Marvel Entertainment buscó afanosamente a Sony y le ofreció a Yair Landau, presidente de Sony Pictures, los derechos cinematográficos de todos sus personajes por tan sólo 25 millones de dólares. La respuesta de Landau fue lapidaria:

“A nadie le importan una mierda los personajes de Marvel. Vuelvan y hagan una oferta sólo por Spider-Man”.

En el 2014, con Amy Pascal como nueva presidenta de Sony y con el Universo Cinematográfico de Marvel completamente cimentado, Ike Perlmutter, CEO de Marvel, buscó a Sony una vez más, aprovechado el fracaso de The Amazing Spider-Man 2 y le ofreció a Pascal tomar el control creativo de Spider-Man para producir en conjunto la próxima película del héroe arácnido. La respuesta de Pascal fue igual de brusca que la de Landau años antes: le dijo “vete a la chingada” (get the fuck out) y le arrojó un sándwich.

Tan sólo un año después, Marvel Studio se hizo del control creativo de Spider-Man, dejando a Sony como productor y distribuidor de Spider-Man: Homecoming.

fuente The Wall Street Journal

temas