Senado México

Los senadores afirman que desde que compraron un nuevo software de protección ningún ciberataque ha tenido éxito, desde el 2015.

Durante los últimos tres años la Cámara de Senadores mexicana ha gastado 25 millones 190 mil 699 pesos en concepto de ciberseguridad, para blindarse contra las amenazas que representan los hackers chinos, rusos, argentinos, coreanos y estadounidenses -ninguno mexicano- con un “software de protección” cuya licencia pertenece a la empresa Millenium Technologies, S.A. DE C.V.

Carlos Fabián Bragaña Méndez, director de Infraestructura Informática y de Comunicaciones del Senado, aseguró en una entrevista para el diario Excélsior que la página del Senado sufre ataques diariamente y que se “intensifican un poco más de acuerdo a las leyes que se pudieran procesar”, por lo cual en 2015, bajo el la presidencia del senador Miguel Barbosa, se contrató el “servicio de prevención, monitoreo y detección de amenazas y fallos en la red informática y de comunicaciones en los sistemas y la información digital de la Cámara de Senadores” por monto de 15 millones 582 mil 744 pesos, con IVA incluido, y posteriormente, se pagó la licencia del programa (con la misma empresa) para el periodo del 5 de octubre de 2016 al 5 de octubre de 2017, por un millón 539 mil 552 pesos.

“El ataque más común es el de negación de servicios (DDoS) para tirar la visibilidad (en internet) que tiene la página principal del Senado”, detalló Bragaña Méndez a Excélsior.

Además, durante 2017, el senado tuvo los “recursos económicos”, explicó Carlos Bragaña, para robustecer el sistema, “adicionado manos y ojos para proteger los activos del Senado”. Traducción: por 8 millones 68 mil 403 pesos contrataron a un equipo de expertos de Millenium Technologies para que se hicieran cargo de las ciberamenazas que quieren desaparecer al senado mexicano de internet.

La ciberseguridad está bien, pero quisimos cotejar los números con en la página de Millennium Technologies S.A. de C.V. pero su página esta caída y en Facebook el nombre se lo ganaron una empresa de motociclismo y una compañía de ortodontistas. Muy sospechoso todo.

fuente Excélsior

temas