La nueva carrera espacial ya inició.

Mientras Donald Trump recorta el presupuesto de la NASA y busca que la exploración espacial sea más un proyecto de compañías privadas, Vladímir Putin anunció que Rusia invertirá mucho de su presupuesto en ambiciosas misiones espaciales que se llevarán a cabo en los próximos años.

Incluso Putin afirmó que la primera misión rusa a Marte se llevará a cabo en el 2019. No será una misión tripulada, sino de reconocimiento, que tendrá como objetivo enviar módulos de aterrizaje al planeta rojo. Putin indicó que en una segunda etapa busca enviar una misión tripulada para conseguir llevar a los primeros rusos a Marte.

Por si eso no fuera suficiente, Putin indicó que el otro objetivo a mediano plazo de Roscosmos (la Agencia Federal Espacial Rusa) es enviar una misión tripulada a los polos de la Luna. Con poma y patriotismo, Putin indicó que el nuevo flujo de dinero que apuntalará a Roscosmos es una forma de honrar el trabajo realizado durante el programa espacial soviético.

Con esto, Putin pone en marcha una nueva carrera espacial, pero ahora su principal rival no será Estados Unidos, sino las empresas privadas al estilo de SpaceX de Elon Musk, Blue Origin de Jeff Bezos y Virgin Galactic de Richard Branson.

fuente Independent

temas