Por fin sabemos qué causó esas extrañas malformaciones en la momia encontrada en el desierto de Atacama.

Esta historia comienza en 2003, cuando hombre encontró por casualidad un esqueleto momificado en el desierto de Atacama, Chile. Los restos llamaron la atención de la comunidad científica debido al diminuto tamaño de la osamenta y la forma alargada del cráneo. Sin embargo, la momia también fue objeto de polémica, pues algunos aseguraban que se trataba de un ser extraterrestre.

Ahora, un nuevo estudio publicado en Genome Research revela el misterio de la llamada “momia alien” de Atacama. Gracias a un análisis del ADN obtenido de la médula ósea, finalmente sabemos que el esqueleto perteneció a una niña recién nacida con múltiples mutaciones genéticas.

El esqueleto, conocido como “Ata” por el lugar en el que fue encontrado, presenta una serie de extrañas características: mide apenas unos 15 centímetros, tiene menos costillas de lo normal (10 en lugar de 12), un cráneo coniforme y una madurez en los huesos que coincide con alguien de entre seis y ocho años.

El esqueleto mide 15 centímetros, tiene menos costillas de lo normal (10 en lugar de 12) y presneta un cráneo coniforme.

Fueron estas rarezas las que desconcertaron a los científicos en un inicio, y dieron origen a tantas especulaciones alrededor del caso. Pero luego de la secuenciación del genoma de Ata, los científicos creen que esto se debió a distintas mutaciones genéticas relacionadas trastornos como el enanismo.

Así lo explica Garry Nolan, microbiólogo de la Universidad de Stanford en California y uno de los autores del estudio:

“Lo sorprendente, que desde el principio nos hizo pensar que había algo extraño, fue la aparente madurez de los huesos. El cuerpo se veía mucho más maduro a pesar de que el espécimen fuera más pequeño. Creemos que uno o más de los genes mutados fue responsable de esto”, dijo Nolan.

El estudio señala que la pequeña Ata falleció hace unos 40 años, y que lo más probable es que haya nacido muerta o que muriera inmediatamente después de nacer. Los científicos creen que la investigación podría servir para conocer más acerca de enfermedades genéticas relacionadas con los huesos.

fuente Genome Research

temas