Cuando tengas dudas sobre cómo arrancar vida amorosa, haz como Mark y Jez y deja que Bob Ross decida.

Peep Show Serie

Fanáticos de la historia, adictos al crack y mentirosos compulsivos que se creen estrellas de rock. Estos son solo algunos de los raros, pero muy familiares personajes de una comedia británica que todos deberían ver al menos una vez en la vida.

Sin embargo, la genialidad de Peep Show no sólo yace en su extraña forma de producirse desde la perspectiva de cada uno de sus decadentes personajes, sino en su genial guión escrito por sus actores protagónicos David Mitchell y Robert Webb, con ayuda de los increíbles Jesse Armstrong y Sam Bain.

Las situaciones de esta comedia son tan cotidianas, que a pesar de suceder principalmente en las afueras de Londres, te identificarás con cada una de ellas gracias a sus brutales diálogos, sin importar lo crueles, extraños y pesimistas que puedan ser.

Cada personaje, desde Mark, un antisocial adicto a la historia y a los libros de fantasía, hasta el legendario Super Hans, adicto al crack sin remedio que no duda ni un segundo en traicionar a su (tal vez) único amigo, Jeremy, tienen momentos que se tatuarán con tanta intensidad en tu cerebro, que acabarás citándolos en tu vida diaria.

La trama es sencilla y completamente mundana: Mark, un administrador de préstamos medio enamorado de su jefe, comparte un horrible departamento con su amigo de la universidad, Jeremy, que como no tiene trabajo (porque a pesar de creerse el mejor músico de la historia, nadie “lo descubre”), se la pasa en casa fumando marihuana y teniendo sexo casual con las mujeres que va conociendo en su vida.

Mark, siendo el solvente de los dos, intenta tener una vida “normal” con una mujer (la que sea, en realidad), pero su forma tan egocéntrica y pesimista de ser, lo aleja de cualquier candidata a convertirse su pareja.

Jeremy o “Jez”, por otro lado, depende económicamente de Mark, pero sigue en todo a Super Hans que, aunque no lo admita, es su lamentable y alucinógeno modelo a seguir en el mundo de la música.

¿Has leído el manifiesto del Big Beats? El manifiesto del Big Beats dice: Big Beats es lo mejor, drógate todo el tiempo”.

Los primeros episodios de la primera temporada se sienten demasiado experimentales y son algo tediosos, pero a partir del quinto o el sexto, las personalidades de cada personaje, así como las situaciones por las que pasan, van mejorando hasta cuajar de tal forma que la serie, que se transmitió de 2003 a 2015 en Channel 4, se llevó prácticamente sola hasta su episodio final.

Vaya, esta serie llamó tanto la atención en Gran Bretaña, que incluso se intentó adaptar al humor estadounidense, proyecto que afortunadamente, no convenció a nadie y no pasó de su soso episodio piloto híper gringo.

La serie está disponible en el catálogo mexicano de Netflix hasta la séptima temporada, pero si tienes un buen VPN, puedes visitar cuentas de otros países para ver la octava y la novena.

Eso sí, si te animas a verla, recuerda poner subtítulos, porque a veces los acentos británicos se vuelven incomprensibles.

Igual, si no te convence esta recomendación de la semana, échale un ojo a este video, que compila los mejores momentos de Peep Show.

temas