Otro politiquillo se siente “cool” dándose autolike y diciendo que está del lado de La Fuerza.

Un humano es un humano en cualquier parte del Universo, excepto si ese humano es un político. En ese caso es un subhumano, una especie de bestia rastrera que marcada por la lacra de sus acciones deshonrosas. Su único fin es someter a sus semejantes y humanos a su voluntad, mediante engaños y espejismos, como el de la democracia (en el mejor de los casos).

Sí, como lo notarán, el que escribe estas líneas no es alguien que aprecie los sistemas políticos que rigen el mundo; aunque en cierto modo acepto el hecho de que muchas personas están más que dispuestas a cederles el control de su vida a sus “líderes”, y no suelo meterme con ellas ni con sus decisiones.

Pero hay cosas que uno simplemente no puede dejar pasar… como en este caso. Mikel Arriola casi nos arruina el Día de Star Wars, y eso no es poca cosa.

El candidato a la jefatura de Gobierno de la Ciudad de México por el PRI, se autoproclamó Jedi y citó al maestro Yoda en un post de su cuenta oficial de Facebook, como para que vean los “chavos” que también puede estar en onda.

“Abandonarte la Fuerza no puede. Constante ella es. Si encontrarla no puedes, en tu interior y no fuera deberás mirar”, redactó algún Community Manager que se está forrando de dinero por tanta creatividad que posé en el “face” de Mikel

¡Pero qué pinche patético! En su mente las candidatas rivales pertenecen al lado oscuro. ¿Qué acaso este señor no se ha dado cuenta que es del PRI? ¡El PRIII! No mames, nada dice “Emisarios de Satán representando todo lo malo que hay, hubo y habrá en el planeta Tierra” más que esas tres letras juntas. Lo más patético es que le gustó tanto su post que hasta se dio un like a sí mismo.

Pero eso no es todo. En los comentarios todo es buena vibra, todo es La Fuerza, todo es felicidad. ¡No me Yodas!… que diga ¡NO ME JODAS MIKEL!

“Geniaaaaaal. Somos Jedi y la Lady Vader, No pasará!!!! Creo que ya mezclé la Guerra de las Galaxias con El señor de los Anillos!!!!”, dice un graciosito.

Y ojo, la ofensa no viene de que se declare fan (que no lo es), sino de la mentira. Del hecho de afirmar ser algo que no es. Si lo hace con algo así, ¿qué podemos esperar con cosas que realmente sean importantes?

Pero bueno, por suerte Star Wars es tan grande que un imbécil como este no podrá arrebatarnos la felicidad de un día como hoy.

temas