Foto: NASA.

El proyecto científico busca entender mejor a las auroras.

La NASA está dando los últimos toques a un interesante proyecto que busca estudiar las auroras. La idea detrás del proyecto es descubrir los detalles de la interacción de las auroras con la ionosfera y las partes más altas de la atmósfera terrestre. Lo más interesante de todo es que, para conseguir su objetivo, lanzarán cohetes que tendrán como meta crear nubes artificiales.

Las nubes artificiales se formarán con trimetil-aluminio (TMA), un compuesto químico que, al contacto con el oxígeno, se transforma en óxido de aluminio, dióxido de carbono y vapor de agua. Las nubes también podrán registrar los vientos que se producen en el interior de las auroras y, por estar a una altura considerable, no habrá consecuencias en la superficie de la Tierra, ni ningún tipo de riesgo.

La agencia lanzará dos cohetes Black Brant IX que tendrán diferentes objetivos. Uno de ellos alcanzará los 324 kilómetros de altura, el segundo llegará únicamente a los 172 kilómetros, y será el encargado de formar nubes artificiales. El primer cohete realizará la medición del interior de las auroras y del entorno magnético de la Tierra, logrando determinar la forma en la que la magnetosfera, los vientos solares y el Sol.

En enero se lanzó el primer par de cohetes, el segundo se realizó el fin de semana pasado, y el próximo lanzamiento ocurrirá en Alaska el 3 de marzo. Además se tiene previsto lanzar otros 2 pares de cohetes en fechas por aún confirmar.

fuente NASA

temas