Morir atravesado por un sable de luz es realmente terrible y doloroso

En realidad el sable de luz no es un arma tan noble como nos ha hecho creer la saga.

Porque se acaba de estrenar de The Last Jedi y porque nos encanta hablar de Star Wars, hemos dado con este video de Nerdist donde explican por qué no hay paz en la muerte ocasionada por un sable láser. Y es que a diferencia de lo que Obi Wan Kenobi le dice a Luke en el Episodio IV (“Un arma noble para tiempos más civilizados”), en realidad morir atravesado por un sable de luz puede ser un completo y total martirio.

Según las películas de Star Wars, los sables de luz son increíbles porque no cortan por presión, sino por temperatura. Por eso sólo se necesita un sablazo para cortar y cauterizar un brazo, una pierna, una mano, etc., tal como vemos a Anakin hecho pomada al final del Episodio III. Pero no es así.

Vayamos por partes. Para cortar metal como lo hacen estas armas, es necesaria una potencia de 35 megavatios. Esto es precisamente lo que ofrecen los motores de algunos submarinos nucleares y es más que suficiente para que el cuerpo de quien porte el arma se incendie al instante. Y si nos ponemos en el lugar del enemigo, basta con acercar el sable a su cuerpo para que la ropa y la piel de la víctima comenzaran a arder.

Suponiendo que nadie se esté achicharrando, comienza lo peor. Cuando vaporizas o sublimas materia, cambias su volumen y por la potencia de un sable de luz, esto sucede de una manera muy brusca. El agua, que representa el 60% del cuerpo humano, incrementa 1,500 veces su volumen cuando se vaporiza. Por eso, si atravaseras a alguien con tu sable, en realidad el agua dentro de su cuerpo se evaporaría y la presión haría que tu enemigo explotara.

Así que, después de todo, tener un sable de luz ya no es un arma tan noble como piensa Ben Kenobi, al contrario, es una invitación a un festín de fuego y tripas.

fuente Nerdist

temas