Los microorganismos fueron encontrados dentro de cristales que se encuentran en el pueblo de Naica.

¿Microorganismos sobreviviendo miles de años gracias a la atmósfera de las cuevas en una mina de México? Podría parecer una película de John Carpenter, pero no lo es. Penélope Boston, investigadora de la NASA, presentó en una conferencia para la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia, donde argumentaba la existencia de microorganismos alojados dentro de los cristales que se hallaron en la cueva de Naica, en Chihuaha, a partir de la extracción, reanimación, estudio y cultivo de las mismas.

Es muy posible que estas  formas de vida sean nuevas para la ciencia, y si las especulaciones de Penélope Boston y su equipo de científicos son correctas, los organismos siguen activos a pesar de estar en hibernación durante tantos miles de años.

Penelope Boston, responsable de la investigación. Foto: NASA

De acuerdo con la investigación, los microbios lograron sobrevivir gracias al consumo de magnesio, sulfito y óxido de cobre. Los seres vivos fueron encontrados a 800 metros bajo tierra en túneles que guardaban una temperatura de 40°, lo que ratifica la teoría de que los microorganismos pueden sobrevivir en situaciones que resultan adversas para los humanos.

Según la propia Boston:

“Estos organismos han estado dormidos, pero vivos, durante un periodo significativo de tiempo geológico, pero pueden ser liberados a partir de otros procesos geológicos”.

Gracias a la ayuda prestada por el Tecnológico de Nuevo México, el equipo pudo tomar muestras de líquido que se encontraba al interior de los cristales en 2008 y 2009. Lo más asombroso es que, a partir de que Boston y compañía consiguieron despertar a los microorganismos que encontraron en el líquido y crear cultivos, los diminutos seres vivos son genéticamente distintos a cualquier organismo que se conozca.

Foto: Carsten Peter/National Geographic

Pero todavía no podemos cantar victoria, pues el estudio no ha sido publicado y todavía no sido revisado por otros especialistas, primer requisito para conseguir la calidad de descubrimiento científico. Aun así Boston y su equipo se muestran optimistas cuando afirman que otros científicos han dado a conocer que existe vida microbiana antigua dentro del hielo glacial o el ámbar (así como en Jurassic Park).

Microorganismos caníbales y vida extraterrestre

Lo más complicado y lo que más trabajo cuesta es demostrar cómo los diminutos seres vivos consiguieron preservarse durante tanto tiempo, Si es posible que incluso las bacterias necesitan periodos de “hibernación” para subsistir durante tanto tiempo o, incluso, si se alimentaron de otros microorganismos que no lograron sobrevivir dentro de los cristales.

Foto: Carsten Peter/National Geographic

Por otro lado, como si se tratara del agente Venom, los científicos aseguran que de lograr su supervivencia en ambientes sórdidos y extremos, otro tipo de microorganismos podrían venir “adheridas” a la tierra a través de las naves que mandamos al espacio. Lo que haría de este un panorama alentador, al tiempo que peligroso.

vía Nationalgeopgraphic

temas