Un experimento científico estudió la memoria de los perros.

Una nueva investigación realizada por científicos del Grupo de Investigación de Etología Comparativa MTA-ELTE de Budapest, Hungría, descubrió un nuevo secreto sobre el mejor amigo del hombre. De acuerdo con los especialistas, todos dirigidos por la doctora Claudia Fugazza, los perros poseen una memoria compleja, que les permite recordar hechos sin importancia (igual que los seres humanos), así como una memoria episódica, que les permite recordar eventos del pasado, lugares, sentimientos, y saber con seguridad cuando alguien les hizo pasar un buen o mal momento. Lo más interesante del estudio es que, gracias a sus habilidades de memoria, los perros podrían tener conciencia de sí mismos y ser más inteligentes de lo que pensábamos.

“Los perros son una de las pocas especies que la gente considera ‘inteligentes’ y, sin embargo, todavía se sorprenden cuando un estudio revela que podemos compartir algunas capacidades mentales a pesar de nuestra relación evolutiva distante”, remarcó Fugazza.

Hasta ahora se pensaba que los perros solo tenían memoria semántica, es decir, la que sólo les permite aprender las cosas que son necesarias para sobrevivir. La investigación de los científicos húngaros se basó en el uso de una técnica de entrenamiento conocida como “Haz lo que yo hago”. Bajo esta técnica, 17 perros se entrenaron solamente viendo a su entrenador realizando actos, como dar un salto o entregar la mano, y recibiendo la orden: “hazlo”.  Los perros entrenados veían cómo una persona realizaba una acción y luego la hacían ellos mismos. Por ejemplo, si su dueño salta en el aire y luego se le da una orden, el perro salta en el aire también. Para probar que los animales tenían memoria episódica, se les enseño a echarse en el suelo después de realizar cualquier acción que se les ordenaba, mientras su entrenador realizaba una acción diferente.

La doctora enseñando a un perro con el método
La doctora Claudia Fugazza enseñando a un perro con el método “Haz lo que yo hago”

Cuando los perros ya se habían acostumbrado a echarse después de las ordenes, en algunas ocasiones se les daba la orden “hazlo”, logrando que los perros se pararan y realizaran la acción que su entrenador había realizado, a pesar de que en teoría no debería haber prestado demasiada atención. Esto comprobó que los perros recordaban lo que habían visto hacer a la persona a pesar de que no tenían ninguna razón particular para pensar que necesitarían recordarlo, demostrando que poseen una memoria episódica.

“El estudio es el primero en demostrar que los perros domésticos en su entorno natural pueden recordar acciones complejas y eventos cercanos a la vida real. Más aún, es el primer estudio en aproximarse a como entienden las acciones realizadas por otros, pero no por los sujetos en sí. Esto implica que la memoria episódica no se desarrolló sólo en los primates, sino que es una habilidad más extendida en el reino animal de lo que creíamos”, dijo Fugazza.

El estudio también demuestra que los perros le ponen mucha más atención a sus dueños de lo que pensábamos.

fuente Cell

temas