Celebridades, importantes directivos y empresarios están dejando de lado el uso de smartphones para volver a usar los teléfonos pasados de moda.

Muchos tuvimos como primer teléfono celular los ahora casi caducados “tabiques” de Nokia. Esos dispositivos eran baratos, muy resistentes a las caídas y ofrecían muy pocas distracciones (a veces sólo la clásica “viborita”) en comparación con las miles de apps que podemos descargar en un smartphone actual. Es decir, servían para realizar llamadas telefónicas, mandar mensajes y poco más.

Actualmente, hasta los niños en las primarias portan con orgullo un teléfono inteligente, y ven con desprecio un dispositivo que no les permita navegar en la red, reproducir videos, jugar videojuegos y tomarse selfies. Sin embargo, una serie de personalidades de alto perfil actualmente están virando la tendencia de uso de celulares, dejando de usar smartphones y regresando a los teléfonos viejitos.

De acuerdo con The Huffington Post, cada vez más ejecutivos de primera línea, celebridades y políticos han sido vistos con celulares que parecen sacados de los años noventa. Lo anterior se debe a que estas personalidades buscan que para contactarlos sea necesario llamarlos, sin posibilidad de evitar pasos a través de las redes sociales. En pocas palabras, quieren que comunicarse con ellos sea algo exclusivo para unos cuantos.

ni-idea
Los celulares viejitos vuelven a ser glamourosos

La anterior no es la única razón para dejar de usar un iPhone o teléfono con Android. Ellyn Shook, directora de recursos humanos de la consultora Accenture, abandonó el uso de smartphones porque consideraba que la distraía demasiado de su vida familiar cuando estaba en casa. Otros empresarios sostienen que un teléfono con demasiadas características y recordatorios, además de permitir distracciones, provoca que sea más fácil de localizar y, por consiguiente, perder el tiempo y bajar la productividad empresarial.

El multimillonario Warren Buffett, el alcalde de Nueva York Bill de Blasio, el padrino del punk Iggy Pop, la editora de Vogue Anna Wintour, el senador Chuck Schumer e incluso la cantante Rihanna, son sólo algunos de los que se han sumado a esta tendencia.

Las razones para usar estos teléfonos varían, es obvio que los políticos también tiene razones de imagen para portarlos (y verse como personas austeras, cercanas al pueblo y poco frívolas). Mientras que otros, como Buffett, también lo hacen por cuestiones de estar chapados a la antigua (lleva usando su viejo celular los últimos 25 años).

Anna Wintour , la editora de Vogue
Anna Wintour , la editora de Vogue

Pero no todo el mundo puede realmente permitirse el lujo de deshacerse de su smartphone, muchos necesitan estar disponibles todo el tiempo ante sus supervisores, ya sea a través de su correo electrónico o en un grupo especial dentro de WhatsApp. También muchos padres usan las redes sociales y las aplicaciones de mensajería para quedar de acuerdo con sus hijos.

A pesar de todo, es innegable que, por lo menos en mi caso, cuando mi teléfono ha estado descompuesto es cuando he dormido más horas por la noche.

fuente Huffington Post

temas