Investigadores ingleses restauran la visión de dos pacientes con una enfermedad ocular crónica.

Douglas Water de 86 años, uno de los pacientes que se sometió al tratamiento.

Médicos del Moorfields Eye Hospital de Londres, Inglaterra, lograron devolver la vista a dos pacientes de “degeneración macular húmeda” que produce pérdida repentina y severa de la visión gracias a un tratamiento con células madre.

La degeneración macular húmeda es una enfermedad ocular crónica, causada por la edad, que provoca visión borrosa o un punto ciego en tu campo visual. Generalmente, se debe a vasos sanguíneos anormales que filtran líquido o sangre en la mácula, que se encuentra en la parte de la retina, que es la responsable de la visión central. Es muy extraño que cause la ceguera total de quienes la padecen.

De acuerdo a un artículo publicado en Nature Biotechnology los pacientes se sometieron a una terapia con células madre de vanguardia, para personas con su condición, a través de la cual se reemplazaría las células oculares enfermas con células madre cultivadas en un embrión humano y luego insertadas en la parte posterior del ojo.

Las células madre embrionarias tiene la capacidad de convertirse en cualquier otro tipo de célula, dependiendo en donde se cultiven dentro del cuerpo. En este caso, los doctores las “engañaron” para que crecieran como células del epitelio pigmentario de la retina y luego incrustadas quirúrgicamente como un “parche” en la parte posterior del ojo.

El resultado fue que los dos pacientes pasaron de no poder leer, incluso con sus lentes, a leer de 60 a 80 palabras por minuto con lentes de lectura normales. Cada paciente tenía un solo ojo operado.

“En los meses previos a la operación mi vista era realmente pobre y no podía ver nada por mi ojo derecho. Estaba luchando por ver las cosas con claridad, incluso de cerca. Después de la cirugía mi vista mejoró hasta el punto en que ahora puedo leer el periódico y ayudar a mi esposa a salir a la jardinería. Es brillante lo que el equipo ha hecho y me siento tan afortunado de haber recuperado mi vista “, explicó Douglas Water de 86 años, uno de los pacientes que se sometió al tratamiento.

La visión mejorada se mantuvo estable durante un año; y aunque los investigadores aseguran que su investigación aún se encuentra en una etapa temprana y que no se trata de una cura completa –debido a que la visión complementaria no se devuelve-, es un gran paso en los tratamientos de células madre en contra de la ceguera.

fuente Nature

temas