Pero, ¿es una solución ante un problema que alcanza a los 702 millones de personas viven en condición de extrema pobreza en el mundo?

Jeff Bezos lanza fondo millonario para ayudar a desamparados

(Flickr)

Jeff Bezos, el hombre más rico del mundo, acaba de lanzar un fondo de 2 mil millones de dólares para ayudar a las familias sin hogar y crear una red de escuelas preescolares sin fines de lucro en comunidades que tienen ingresos bajos.

Su nombre es Bezos Day One Fund y otorgará premios anuales a las organizaciones que realizan trabajos comunitarios que sean “compasivos y conmovedores” con la finalidad de proteger y apoyar las necesidades inmediatas de las familias más vulnerables. Así lo anunció el multimillonario en una publicación el 13 de septiembre en su blog.

Dice Bezos:

“Utilizaremos el mismo conjunto de principios que han impulsado a Amazon. Lo más importante será la obsesión genuina e intensa por los clientes. El niño es el cliente”.

Lo cierto es que la declaración suena de lo más terrible. Es decir, considerar clientes (aunque sea una metáfora mal lograda) a los niños pobres, se lee aterrador. Tal vez Jeff Bezos hubiera escogido mejor sus palabras.

Desde el año pasado Bezos pidió asesoría en Twitter para saber cómo podría gastar mejor su riqueza ayudando a las personas. En ese momento manifestó que estaba interesado en ayudar a las personas con necesidades urgentes y que recibieran un beneficio duradero. Desde luego, el mensaje recibió miles de sugerencias y respuesta de todo tipo.

Esta no es la primera vez que Bezos está involucrándose con la filantropía. Amazon tiene un programa para los sin casa en Seattle desde 2016 y además existe la Bezos Family Foundation, la cual es conocida por brindar apoyo a la educación de los niños. La familia Bezos también ha hecho cuantiosas donaciones a la Universidad de Priceton y al Centro de Investigación del Cáncer Fred Hucthinson de Seattle.

¿Realmente funciona la filantropía?

Dejemos de lado el famoso “lo hacen para evadir impuestos”, más allá de esa respuesta (sea cierta o no), ¿la filantropía de los grande políticos y empresarios sirve realmente para eliminar algunos problemas de la sociedad como la pobreza o la salud?

Vayamos por partes, el capitalismo cultural perpetua estas prácticas constantemente, no se necesita ser un multimillonario como Bezos para sentir que se está ayudando. Piensa en todas esas campañas de marcas que aseguran que si tu compras un producto, parte de ese dinero se está yendo en ayuda comunitaria, aporta a salvar los bosques o a prevenir el cambio climático. Se vuelven empresas “socialmente responsables”.

Ahora, la filantropía se vuelve un problema que surgió en un tiempo donde la fórmula de “trabajo toda la tarde, recojo mis ganancias y parte de ellas las dono” parecía una tarea loable que aportaba una verdadera solución. Sin embargo, el modelo económico global imperante se ha desbordado y ha creado un descontrol al respecto.

Entonces ocurre que el capitalismo cultural es como el la serpiente que se muerde la cola. ¿Por qué? Como empresa o multimillonario donas dinero, creas escuelas en zonas de bajos recursos que procuran ofertar una educación o inyectas capital para descubrir la cura contra el cáncer, pero en realidad es tu misma empresa y tu dinero el que está manteniendo a los pobres más pobres, provocando mayores problemas o causando muchas enfermedades.

Se trata de una falsa empatía, sin embargo, nada está más lejos de ser real. En un famoso video animado de una conferencia de Slavoj Žižek y publicado en 2012 en YouTube, el filósofo, sociólogo, psicoanalista y crítico cultural esloveno, reflexiona al respecto:

“El peor dueño de esclavos es el que era amable con sus esclavos, ya que impedía que se dieran cuenta de los horrores del sistema e impedía que fueran entendidos por aquellos que lo contemplaban. La filantropía degrada y de-moraliza: es inmoral utilizar la propiedad privada para aliviar los horribles males que resultan de la institución de la propiedad privada”.

En otras palabras, es imposible que la gente no sienta compasión y empatía por la pobreza, sin embargo sus intenciones están mal dirigidas pues en lugar de erradicar la pobreza, lo único que están haciendo es perpetuarla a través de estos mecanismos de “ayuda”, pues estas soluciones, aunque proporcionan paliativos, siguen mantiendo la pobreza de la gente.

En una ocasión, me encontraba en un lugar inadecuado y poco usual para mí, entonces escuche a alguien, por lo demás despreciable decir: “para que nosotros podamos existir, es necesario que no se acaben los pobres nunca”.

Exactamente, así funciona.

fuente Bloomberg

temas