La organización de Julian Assange vuelve a cimbrar a la CIA con su nueva revelación.

Wikileaks, el famoso portal que filtra información de interés público, lanzó una segunda tanda de documentos internos de la CIA que muestran parte de los métodos que usa la agencia para espiar a sus objetivos.

En la primera parte de la Operación Vault, Wikileaks reveló la existencia de una división interna que se dedicaba a espiar los dispositivos tecnológicos de los ciudadanos, luego descubrió una subdivisión centrada en dispositivos Apple, los nuevos documentos se centran en describir la manera en la que la CIA ataca dispositivos que trabajan con Windows.

En los 27 documentos liberados por Wikileaks se describe la existencia de Grasshoper, una plataforma secreta descrita como “una fábrica de virus”, dedicada a desarrollar malawares para acceder a equipos con Windows.

Por medio de Grasshoper, la CIA podía determinar que virus era el adecuado para infiltrar y robar información. Los programas maliciosos de la agencia de inteligencia pueden determinar si un sistema operativo está protegido o de qué versión se trataba. Todos los malwares de la CIA eran indetectables para los antivirus actuales.

“Grasshoper contiene una variedad de módulos que pueden ser utilizados por un operador de la CIA, de manera sencilla, con el fin de desarrollar un malware personalizado. La plataforma usa un lenguaje flexible, para realizar de manera automática un estudio de preinstalación, determinando en segundos si un equipo tiene la configuración indicada para recibir un cierto tipo de virus”, indica el documento de Wikileaks.

En documentos anteriores Wikileaks había revelado que la mayoría de los malwares de la CIA habían salido de su control, y ya estaba en manos de hackers independientes.

fuente WikiLeaks

temas