En la tarjeta el hombre murciélago aparece en el trono, pero no en el de rey, sino en una taza de baño con sus baticalzones abajo.

En 1966 Batman era el personaje más popular de Estados Unidos, debido a que la serie de televisión de Adam West se había convertido en un fenómeno de popularidad que volcaba a niños, jóvenes y adultos a ver cada nuevo capítulo de la serie atraídos por la estética camp del programa. Fue tanto el impacto del show que, en menos de unos meses de su salida al aire, decenas de productos inspirados en la serie llegaron a las tiendas, como cepillos de dientes oficiales, muñecos, pósters y unas recordadas tarjetas coleccionables.

Con el paso de los años, las tarjetas de Batman 66 lanzadas por la compañía Topps (que incluían un chicle duro) se han convertido en un objeto de culto, debido a que eran incluso más extrañas que el programa de televisión en el que se inspiraban. La mitad de las tarjetas eran fotogramas de la serie, pero el resto eran dibujos realizados por el genial Norm Saunders (dibujante de cómics e ilustraciones para revistas pulp), en las que podíamos ver al duo dinámico realizando actos temerarios, masacrando a sus rivales o a punto de ser derrotados por su galería de villanos, además de verlos en muy diversas actividades, como entrenando, jugando a la pelota o comiendo unos emparedados.

Algunas de las tarjetas de la colección de Batman 66
Algunas de las tarjetas de la colección de Batman 66

Esta semana un usuario de eBay acaba de poner a la venta el “santo grial” de los coleccionistas de tarjetas de Batman, una extraña carta que nunca se puso a la venta, que lleva como título  “BATMAN ON BAT THRONE” (Batman en el Batitrono), en la que el enmascarado aparece sentado en su bati-inodoro con sus mallitas arremangadas, sosteniendo su capa con el brazo para evitar que se ensucie y con un trozo de papel higiénico en la otra esperando para limpiarse después de terminar de defecar su bati-dillo.

De acuerdo con el vendedor de la tarjeta, la obra fue realizada a finales de los sesenta por los trabajadores de Topps como una broma interna, en un momento en que se encontraban aburridos después de realizar varios dibujos del señor de la noche en las más ridículas situaciones, por lo que decidieron ponerlo en una más mundana y real. Por lo anterior, el tamaño de la tarjeta es mayor que el de las normales, siendo más bien una postal. El mismo vendedor sostiene que no está seguro de que la historia detrás de la tarjeta sea real, pero junto con el dibujo de Batman, entregará 3 sets completos de la colección de tarjetas de los sesenta.

Así que, si cuentas con 3,500 dólares y quiere apartar esa imagen de mal gusto de la mente de los fans del encapotado, puedes ofertar por las tarjetas desde este enlace.

vía Comics Alliance

fuente eBay

temas