¿Qué pasa con tu cuenta de Facebook cuando mueras?

Cerrar tu cuenta, convertirla en un espacio conmemorativo o nombrar un heredero de ella ¿Qué quieres hacer con tu perfil de Facebook?

En muchos casos diferentes las redes sociales pueden ser una bendición o una maldición; nos acercan a nuestros seres queridos, pero también a gente que no nos quiere tanto; puede ser una magnifica forma de conocer gente nueva; pero también nos mantiene en alerta constante sobre el origen y las intenciones de esta gente. Redes sociales como Facebook pueden hacernos sentir muy bien o muy mal; es una vía de dos sentidos.

Cuando, desgraciadamente, una persona fallece, esta vía de Facebook no se cierra para sus seres queridos; quienes muchas veces siguen entrando al perfil del usuario para dejar comentarios, ver sus fotos, y en cierto sentido sentirse reconfortados; aunque también están los casos en los que todos los contenidos almacenados en el perfil sólo aumentan el dolor de perder a alguien.

Pensando en ello, Facebook deja de enviar recordatorios de cumpleaños o aniversarios cuando se reporta que algún usuario murió. “Sin embargo, demasiado a menudo, nos resulta difícil saber qué hacer con la cuenta de alguien que falleció, comenta Monika Bickert, directora de Global Policy Management refiriéndose a los casos en los que, por ejemplo, un padre quiere borrar la cuenta de su hijo muerto y el otro quiere preservarla como una conmemoración para amigos y familiares.

“Estas preguntas –cómo sopesar los intereses en disputa de aquellos que pierden a un ser querido, determinar cuáles eran los deseos de esa persona, y proteger la privacidad de terceros– han sido algunas de las más difíciles que hemos tenido que enfrentar. Aun así, estamos tratando de cumplir con nuestra parte para facilitar estas situaciones para todos”, afirma Bickert.

Una de las soluciones que encontró Facebook es convertir automáticamente la página de perfil de una persona en una cuenta conmemorativa. La leyenda “Recordando a” se coloca arriba de su nombre de usuario y se impide que nadie pueda iniciar sesión en la cuenta. No puede agregar ni eliminar más amigos. “Es nuestra manera de respetar las elecciones que una persona hizo cuando estaba viva”, explica Bickert.

Facebook es firme al decir que una vez que se reporta el fallecimiento del usuario, no entregará a nadie los mensajes enviados de forma privada en las cuentas. “En una conversación privada entre dos personas, asumimos que ambas tenían la intención de que esos mensajes sean privados. Y aunque parezca correcto entregar mensajes privados a familiares, las leyes quizás no nos lo permitan”, afirma.

Lo mejor en estos casos es dejar a un encargado de nuestra cuenta. Un heredero, que pueda administrar el perfil y convertirlo a “espacio conmemorativo” o cerrar la cuenta. Los herederos también pueden “descargar un archivo de fotos, publicaciones e información de tu perfil que hayas compartido en Facebook, pero no podrá iniciar sesión en tu lugar ni ver tus mensajes privados”.

Si estas interesado en nombrar un heredero para tu Facebook o tienes más dudas al respecto, puedes consultar el servicio de ayuda de la red social.

fuente Facebook (blog)

temas