La Unión Europea multó a Google con la sanción más grande en la historia del organismo europeo.

Hoy por la mañana amenecimos con la noticia de que la Unión Europea (UE) había multado a Google con una histórica multa de 2,420 millones de euros (2,700 millones de dólares), la multa más grande que ha impuesto el organismo europeo desde que comenzó a operar a principios de los años noventa. Pero en realidad el conflicto entre la compañía tecnológica y la UE es más complejo de lo que podríamos pensar.

En abril de este mismo año la UE presentó cargos en contra de Google por abuso de posición dominante en sus servicios de búsqueda, que, de acuerdo con la investigación de la UE, le da ventajas enormes a su servicio de compras.

“La estrategia de Google para su servicio de comparación de compras no trataba sólo de atraer clientes haciendo que sus propios productos fueran mejores que los de sus rivales. En lugar de eso, Google ha abusado de su posición dominante en el mercado como buscador para promocionar su propio servicio de comparación de compra en los resultados de las búsquedas y perjudicando los de sus competidores. Lo que ha hecho Google es ilegal, y les ha negado a otras empresas la oportunidad de competir según sus méritos. Y más importante aún: ha negado a los consumidores europeos la elección genuina de servicios y los beneficios completos de la innovación”, indica Margrethe Vestager, la Comisaria europea de Competencia, en un comunicado.

En la acusación se hace referencia a Google Shopping (antes conocido como Froogle), un servicio que permite a los consumidores buscar y comparar precios de todo tipo de tiendas. El servicio habría beneficiado en sus resultados de búsqueda a los propios productos de Google, lo que viola los principios de competencia en Europa. Además el buscador de la compañía, que es usado por el 90% de los europeos le da preponderancia sobre su competencia.

La UE descubrió un documento interno que mostraría que Google cambio la estrategia de posicionamiento de Froogle cuando cambió su nombre a Google Shopping, “sistemáticamente dando preeminencia a su propio servicio” desde su buscador, sin importar brindaba mejor servicio o no que la competencias.

“Las pruebas muestran que incluso los rivales mejor posicionados aparecen de media sólo en la cuarta página de resultados del buscador”, indica la Comisión en el comunicado.

Los diez primeros resultados en el buscador de productos similares a Google Shopping daban como resultado siempre al servicio de Google, y lanzando a la competencia muy atrás, dejándolos fuera del alcance de los usuarios de la red.

Ahora el gigante de Mountain View tiene 90 días para realizar los suficientes cambios para asegurar que no volverá a perjudicar a la competencia. Si se demuestra que no realizó los suficientes esfuerzos para promover una competencia justa, la UE puede poner nuevas multas de hasta el 5% de la facturación diaria total de Alphabet (la empresa matriz de Google).

Al darse a conocer la noticia, Kent Walker, abogado y vicepresidente de Google, se manifestó en contra de la medida:

“Discrepamos respetuosamente de las conclusiones anunciadas hoy. Revisaremos la decisión de la Comisión en detalle y consideraremos una apelación, y seguiremos defendiendo nuestro caso”, indicó el abogado de Google.

La medida es un duro golpe en contra de Google, pero no mortal, además la compañía no parece estar dispuesta a entregar el dinero sin agotar hasta la última instancia judicial.

fuente Europa

temas