Tendrá que cuidar adecuadamente a su felino si quiere recuperar la clave de acceso a internet.

Julian Assange con su gato en embajada

(Sunshine Press/Wikileaks via AP)

Julian Assange, el polémico ex-vocero y ex-editor de Wikileaks, lleva años refugiado en la embajada ecuatoriana en Reino Unido. Incluso el gobierno Ecuatoriano le otorgó la ciudadanía, y oficialmente Assange es ecuatoriano. Pero ese hecho no quiere decir que Assange y el gobierno de Ecuador se lleven muy bien.

Basta recordar que, desde hace 2 años, Assange ha visto limitado su uso de internet. Desde hace siete meses Assange no tiene acceso a internet. En ese entonces Ecuador emitió un comunicado indicando que tomó la decisión de cortar el internet de Assange porque había incumplido “un compromiso por escrito con el gobierno a fines de 2017 de no emitir mensajes que pudieran interferir con otros estados”. Recordemos que, desde WikiLeaks, se filtró información contra Hillary Clinton en la campaña presidencial de Estados Unidos, y se acusó a Assange de ser parte de esa campaña.

(Getty)

Finalmente, después de más de medio año sin internet y sin acceso a visitas, el gobierno ecuatoriano aceptó regresar sus privilegios a Julian Assange, siempre y cuando se comprometa a seguir ciertas reglas.

En Ecuador se hizo público el documento oficial, en el que se establecen las normas que tendrá que cumplir Assange para tener internet, visitas y permanecer alojado en la embajada de Ecuador. Como era de esperarse, el documento prohibe a Assange vincularse con “actividades políticas” e “interferir en asuntos internos de otros estados”. Pero, y esto es lo más curioso, también lo obligan a cuidar a su gato y limpiar su baño.

En el documento se da a entender que Assange es muy descuidado con su gato, así como con el aseo de su baño personal: por eso remarcan que debe procurar “el bienestar, nutrición, limpieza y cuidado adecuado de su gato” y “la limpieza e higiene del baño y otros espacios” que ocupa dentro de la embajada de Ecuador.

(AP)

Además, le indican que sólo podrá usar el internet de la embajada en una computadora personal y en su teléfono. Recordando que en alguna ocasión llevó equipos externos, “comprometiendo la comunicación de la embajada”.

Entre los “castigos” a los que se haría acreedor Assange si no cumple con los acuerdos se incluyen suspender su uso de internet, y retirarle el gato, que será entregado a alguien que sí pueda atenderlo.

Hace 2 años, Assange anunció que sus hijos le habían regalado a un gato bebé, y lo presumió luciendo una curiosa corbata. Pero, ahora se sabe que el gato no fue un regalo de los hijos de Assange, sino que era una estrategia de WikiLeaks para intentar limpiar la reputación de Assange, que había comenzado muchos líos en la red atacando a diferentes usuarios. Incluso el uso de corbatas fue un asunto para conseguir el favor del público.

inicialmente se anunció que el gato se llamaba “Cat-stro”, luego se dijo que se llamaba “Michi” y, por último, “Embassy Cat”, nombre con el que incluso se abrió su cuenta en Twitter. Pero ninguno de los nombres es oficial.

Assange está a la espera de que le traduzcan la resolución ecuatoriana, y acepte cuidar mejor a su gato.

fuente Código Vidrio

temas