Compra un iPhone en una tienda en línea y recibe un jugo de guayaba

Lo peor es que era de guayaba.
(Foto: Apple)

¿A quién no le han visto la cara alguna vez? A mí no, pero existen historias de pérdidas tan trágicas que podrían hacer dudar a cualquiera sobre la humanidad del ser humano. Somos unos miserables. Y si no lo crees, pregúntale al chavo que intentó comprar un iPhone SE en una tienda en línea y recibió a cambio un Boing -¡un estúpido Boing!-, a ver cómo se siente. Y lo peor es que el jugo era de guayaba. ¡De guayaba!

La historia comenzó como cualquier otra compra de Internet. El usuario de Twitter Salvador Gómez relató a Radio Fórmula cómo fue que compró un iPhone de la gama SE a través de la tienda en línea, y cómo, al recibir el paquete, lo único que contenía la caja era medio litro de un absurdo juguito de guayaba. Según contó, era la primera vez que él y su esposa compraban en la tienda en línea, pero decidieron hacerlo al ver que sus precios eran más baratos que los de otras tiendas.

Al parecer, habían comprado dos dispositivos pero uno de ellos estaba agotado por el cual recibieron su debido reembolso. Pero aún esperaban la llegada de su otro teléfono. El lunes 7 de septiembre llegó su paquete… pero ya sabes lo que sucedió.

“Amigos, mucho cuidado con las compras por internet”, escribió en Twitter. “Nos acaba de pasar esto. Compramos un iPhone SE en @searmexico hoy llegó el paquete y esto es lo que venía adentro (no es broma!) la única respuesta que dan es que mandes un mail para que hagan la investigación”, denunció.

Gómez compartió su trágica historia en Twitter y la respuesta que recibió de la compañía fue la promesa de resolver su problema cuanto antes. Sin embargo, no se trató del único comprador que fue timado por un Boing. La usuaria Nan Martí compartió que también recibió un jugo a cambio de su iPhone. Al menos el suyo fue de mango.

Martí también adjuntó las pruebas de la estafa a la que fue sometida:

Gómez contó que la tienda le prometió la devolución de su dinero en un lapso de entre cinco o 10 días.