Se trata de grandes extensiones de hielo de agua pura que está casi a la intemperie.

La humanidad irá a Marte algún día, eso es un hecho. Por eso los científicos se han dado a la tarea de investigar de dónde sacarán recursos los primeros colonos marcianos. El problema es que, a diferencia de la Tierra, en Marte no hay agua líquida en la superficie, pues la que ha detectado se encuentra en las profundidades del planeta rojo.

Científicos del Servicio Geológico de los Estados Unidos, dirigidos por el geólogo planetario Colin Dundas, detectaron ocho regiones marcianas donde la erosión ha descubierto “grandes secciones transversales de hielo subyacente” de agua pura. El descubrimientos se logró gracias a la cámara HiRISE de la sonda espacial Mars Reconnaissance Orbiter.

No se trata sólo de la cantidad de hielo, sino de su ubicación. Algunos depósitos se encuentran a un metro de profundidad de suelo marciano y se extienden hasta por más de 100 metros por la superficie.

“El hielo probablemente fue depositado como nieve hace mucho tiempo. Los depósitos están expuestos en sección transversal como hielo de agua relativamente puro, cubierto por una capa de uno o dos metros (o metros) de espesor de roca y polvo cementados con hielo”, explicaron los investigadores.

De acuerdo con Richard Zurek, científico jefe del Programa de Marte en el Jet Propulsion Laboratory de la NASA: “En Marte, cuando ves algo brillante, generalmente significa hielo”. Esto porque la mayoría del material que existe en el planeta refleja muy poca luz, y “las lecturas de albedo en estas secciones expuestas muestran que esto es muy brillante”. En otras palabras, las lecturas obtenidas por el espectrómetro muestran “hielo de agua y no suelo con hielo”.

Pozo de hielo de agua detectado por la cámara HiRISE
Pozo de hielo de agua detectado por la cámara HiRISE. (Imagen: NASA)

Los humanos no tendrían que recurrir a gran tecnología para acceder a esa agua en Marte, y eso es una gran noticia. La mala es que los “manantiales” se ubican en áreas del planeta donde la temperatura es extremadamente baja, en latitudes entre 55 y 60 grados al norte o al sur del ecuador.

El hielo expuesto tiene un valor científico aparte de su valor para las futuras colonia, porque preserva la evidencia sobre los patrones a largo plazo en el clima de Marte. Así lo explica la propia NASA:

“La inclinación del eje de rotación de Marte varía mucho más que la de la Tierra en ritmos de millones de años. Hoy las inclinaciones de los dos planetas son más o menos lo mismo. Cuando Marte se inclina más, las condiciones climáticas pueden favorecer la acumulación de hielo en latitudes medias”.

Ahora, los geólogos determinarán las propiedades de los bloques de hielo para conocer su grado de pureza y saber qué minerales contienen y saber si puede ser consumida por los humanos.

fuente NASA

temas