Sólo basta un escaneo de ojos para que el algoritmo detecte riesgos cardiovasculares en los pacientes.

Human eye macro. Conceptual image.

La división de Alphabet dedicada a la investigación médica, Verily, acaba de presentar una nueva técnica que utiliza machine learning para detectar problemas cardiacos a través de los ojos, en lugar de los clásicos análisis de sangre.

De acuerdo al estudio publicado en la revista Nature, luego de escanear la parte posterior del ojo de los pacientes, la inteligencia artificial puede deducir con una gran precisión su edad, sexo, presión arterial e incluso si es fumador o no. Con estos datos, el software predice los riesgos cardiovasculares que puede sufrir el analizado con aproximadamente la misma precisión que los métodos actuales.

“Uno de los aspectos más interesantes de este estudio es la generación de ‘mapas de atención’ para mostrar qué aspectos de la retina contribuyeron más al algoritmo, proporcionando así una ventana hacia la ‘caja negra’ a menudo asociada con el aprendizaje automático”, escribe Verily en una entrada de su blog explicando cómo los médicos pueden tener confianza en el algoritmo que han creado y con el cual, potencialmente, podrían encontrar “características de la retina no asociadas previamente con los factores de riesgo cardiovascular o el riesgo futuro”.

A la izquierda: el interior del ojo. A la derecha: “mapa de atención” que indica las áreas que apoyan la predicción de la presión arterial sistólica alta en verde, que se superponen con los vasos sanguíneos de la retina.

Estos sin duda podría acelerar el diagnóstico de los pacientes antes de que los problemas empeoren, además que es una técnica no invasiva. Sin embargo, se deben hacer muchas más pruebas antes de que el sistema llegue a los hospitales del mundo. La idea es que el futuro estos análisis se hagan sin intervención humana directa.

fuente Nature

temas