La lluvia verde con el alfabeto japonés tenía poco que ver con la tecnología.

En 1999 una bomba sacudió al mundo: The Matrix, la obra maestra de las hermanas Wachowski. Desde entonces el mundo no volvió a verse con la misma alegría, se hizo más paranoico y desconfiado sobre lo que es “la realidad”.

La película también modificó la estética de toda una generación de cintas, comenzando con el efecto de bullet time que fue usado hasta el cansancio. Pero sin duda lo que muchos recuerdan es el extraño código verde con caracteres japoneses y números que caían en la pantalla, que era la forma en la que comenzaban las películas de la saga y que funcionaba como metáfora. Una forma de monitorear la fantasía de la Matrix desde afuera.

El origen de aquella cascada de hiraganas, katakanas y kanjis distaba mucho de tener algo que ver con la tecnología, lenguajes de programación o cosas de realidad virtual. Simon Whiteley, el diseñador encargado de generar el código, reveló su significado en una entrevista para el sitio CNet.

“Me gusta decirle a todo el mundo que el código de The Matrix está hecho de recetas de sushi. Sin ese código, no hay Matrix”, declaró Whiteley.

No había código místico, revelaciones esotéricas, visiones del futuro o puertas a la Matrix. ¡No había nada! Todo provino de un lote de libros de recetas de comida japonesa que tenía su esposa en la casa.

Han pasado casi 20 años desde el estreno de Matrix y ahora nos da un poco igual esta revelación. O eso decimos para no admitir que nos acaban de romper el corazón.

fuente CNet

temas