Al parecer, los niños que se disfrazan de Batman trabajan mejor, más concentrados e incitan a sus compañeros a hacer lo mismo.

Niño Batman

En esta vida no hay nada mejor que ser uno mismo… a menos de que puedas ser Batman. En ese caso sé Batman, porque no hay en el mundo nadie mejor que el caballero de la noche.

Está bien, sabemos que encapotado no es real, pero si puedes disfrazarte de él para ir a trabajar, es muy probable que seas mejor en tu trabajo. No lo decimos nosotros, ¡lo dicen la ciencia! Bueno, más o menos.

En un estudio publicado por las doctoras Rachel E. White y Emily O. Prager sobre el llamado “Efecto Batman”, se analizó la forma en la que se puede mejorar la perseverancia en niños pequeños en relación al “auto distanciamiento”, que es una forma de distanciamiento psicológico que nos da una visión externa de nuestra propia situación.

“A menudo, los niños deben trabajar en presencia de tentaciones (por ejemplo, televisión en segundo plano), destacando la necesidad de investigación para identificar medios adicionales de autorregulación en dichos contextos”, escriben las autoras.

Una de las alternativas que encontraron fue hacer que los niños se disfrazaran para ver su situación desde una perspectiva ajena. Las investigadoras le pidieron a 180 niños, de entre 4 y 6 años de edad, que realizaran una tarea repetitiva durante 10 minutos, con la opción de tomarse un descanso jugando un videojuego “extremadamente atractivo”.

Así, los niños que se hicieron pasar por “un ejemplar diferente” pasaron la mayor parte del tiempo trabajando. En este caso, los niños estaban vestidos de Batman

En una entrada del blog Understood, la profesora y directora de investigación en el Institute of Child Development de la Universidad de Minnesota, Stephanie M Carlson, escribió los resultados de un experimento similar, en el que también les dio a los niños la opción de aparentar que eran Batman para resolver un ejercicio.

El resultado lo pueden ver a continuación:

El equipo de Carlson descubrió que los niños que simularon ser Batman “eran pensadores más flexibles que aquellos que no aparentaban” y “eran más tranquilos”.

“Un niño que ‘aparentó”’ ser Batman actuó como si tuviera un año más de edad en términos de las habilidades de la función ejecutiva. Como uno de los niños de 4 años de edad de nuestro experimento inteligentemente explicó: Batman nunca se siente frustrado”.

¿Será que estar vestidos de Batman nos ayuda a pensar de forma distinta a como lo haríamos normalmente? Aunque los científicos aun discuten sobre las implicaciones de este descubrimiento, para nosotros está claro: el cosplay es bueno para ti, para mí, para todos.

fuente Wiley Online library

temas