El genio de Nueva York cumple un año más de estar inconforme en el mundo. 

El 1 de diciembre de 1935 en un rincón del duro Bronx, nació Allan Stewart Konigsberg, el hijo mayor de una familia judía que esperaba con todas sus fuerzas que su cría se convirtiera en un respetable médico. Lamentablemente para sus padres, y afortunadamente para todo el mundo, Allan tomó un camino diametralmente diferente, descubrió desde muy joven su vena humorística y, con tan sólo 16 años, comenzó a escribir chistes de forma profesional bajo el seudónimo que lo catapultó a la fama: Woody Allen.

El director de cine es de sobra conocido en todo el mundo, sus películas han sido galardonadas con todos los premios habidos y por haber, su filmografía es kilométrica y se sigue ampliando religiosamente año con año, sin embargo ¿es ese motivo suficiente para dedicarle un espacio al eterno inconforme en un portal de cultura geek?

Haciendo de lado que Allen fue un villano de James Bond (el perverso y torpe Jimmy Bond en la original Casino Royale), protagonizó una cinta de ciencia ficción distópica basada en 1984 (Sleeper), y ha sido objeto de burla en los Simpsons, es curioso observar que el iconoclasta personaje también tuvo cercanía con el medio del cómic.

Woody Allen en DC Comics

merryman

Antes de ser famoso como cineasta, Woody Allen ya era reconocido por ser un gran maestro del stand-up y uno de los invitados habituales en The Tonight Show. En sus presentaciones el cómico solía hacer bromas referentes a su apariencia enclenque, sus intentos infructuosos por conquistar mujeres y surrealistas situaciones. La notoriedad del genio de las gafas de pasta le valió ser homenajeado en 1966 por DC Comics en el personaje Merryman, un habitante de la Tierra 12 obra de E. Nelson Bridwell y Joe Orlando, quienes nunca ocultaron que Merryman estaba basado en Allen.

Merryman contra el Hombre Montaña, una parodia de Hulk
Merryman contra el Hombre Montaña, una parodia de Hulk

Myron Victor, el alter ego de Merryman, era el hijo de dos supuestos superhéroes de la era de oro (Patriot y Lady Liberty, parodias de Uncle Sam y Miss America) que no había heredado la personalidad heroica de sus padres, ni un físico espectacular. Él era el líder del equipo The Inferior Five (una parodia de los Cuatro Fantásticos), formado por los peores bienhechores de DC, usaba como uniforme un traje de bufón (muy similar al que posteriormente portaría Allen en Everything You Always Wanted to Know About Sex), y su mayor cualidad era su inteligencia. A pesar de estar entrenado en artes marciales, era físicamente débil, por lo que su conocimiento artemarcialista no le sirve de mucho (aun así una vez pudo derrotar a un clon de Hulk). Su última aparición fue en Final Crisis (2008), donde demostró su valía como líder de los habitantes del limbo (a donde se van todos los personajes olvidados de DC), y ayudó a Superman a combatir a Mandrakk, el Monitor oscuro. Las viejas historias sesenteras de The Inferior Five se publicaron en México a través de Editorial Novaro, donde protagonizaron algunos ejemplares del cómic Cuentos de Misterio bajo el nombre de Héroes Inferiores.

Merryman a punto de ir a socorrer a Superman
Merryman a punto de ir a socorrer a Superman

Pero la fama de Woody Allen no podía dejarlo fuera de participar por él mismo en una historia de DC Comics. En 1967 la editorial comenzó a publicar, dentro de su revista Showcase, las aventuras de The Maniaks, un grupo de rock ficticio que protagonizaba historias al estilo de The Archies o los ídolos de la televisión The Monkees.

showcase

En What Swings, Fiddle Strings?, una de las historias más recordadas de The Maniaks, Woody Allen aparece en su faceta de dramaturgo, contratando a la banda para un nuevo musical sobre la Guerra Civil estadounidense que prepara en Broadway. Lamentablemente la historieta no fue muy exitosa y significó el fin de las aventuras de The Maniaks,

Inside Woody Allen 

allen-tira

El cómic más famoso sobre Woody Allen era una tira cómica que se publicó en los principales diarios de Estados Unidos. A pesar de no estar escrita del todo por Allen, la tira tomaba los elementos característicos de las cintas de la primera época del actor y director, más cargadas al humor que a la reflexión, pero sobre todo la base eran los espectáculos stand-up del genial humorista. El autor era Stuart Hample, un dibujante fan de Allen que acudió desesperado un día a intentar convencer al hipocondriaco genio de Nueva York a que le dejara usarlo como personaje en una tira cómica diaria. A Allen le gustó la idea y le proporcionó cientos de chistes de sus años como cómico de bares, además de asesorarlo en incontables ocasiones para mejorar sus ideas. En las tiras se puede encontrar la famosa angustia existencial de Allen, pero sobre todo la obsesión por las mujeres, la muerte y el psicoanálisis que caracterizó este periodo de la obra del autor de Take the Money and Run. Curiosamente, en Annie Hall se usó el estilo de la tira para la famosa secuencia animada de la película.

Inside Woody Allen duró 8 años publicándose sin interrupción, de 1976 a 1984. En México se pudo adquirir gracias a Promexa, que editó en los ochenta algunos recopilatorios de las tiras. Recientemente Tusquets publicó una enorme antología de Inside Woody Allen bajo el nombre de Ponte en lo peor.

promexa
La versión de Promexa

¿Woody Allen en Marvel?

allen-spider

Tomando en cuenta que la mayoría de las historietas de Marvel se ambientaban en Nueva York, no era raro que Allen apareciera en alguna de ellas en los setenta, momento de mayor fama masiva del ya reconocido director. Así, en una de las tiras cómicas de Spider-Man que realizaban Stan Lee y John Romita para los periódicos, que en Mexico publicaban varios diarios de circulación nacional, Allen puede verse en un antro de moda bailando junto con otras celebridades de la época.

spider-allen

Mad

mad-allen

Ni siquiera en su momento de mayor reconocimiento, después de las geniales Annie Hall y Manhattan, Woody Allen pudo escapar de la mirada sarcástica del “grupo usual de idiotas” de Mad. Así, en el número 265 de la mítica publicación paródica, Mort Drucker dibujó Henna and her Sickos, una memorable parodia de Hannah And Her Sisters, otra de las grandes cintas de Allen.

allen-mad1

Woody Allen y los cómics mexicanos

rius-allen

Varios moneros mexicanos han mencionado su fascinación por Allen. El gran Eduardo del Río, “Rius”, es uno de sus seguidores, y de él disfruta especialmente sus frases célebres, como puede apreciarse en su libro Casa de Citas, y sus primeras películas, como revela en su reciente Mis Confusiones. En el mismo sentido se pronuncia Trino, quien publicó hace un año un artículo en la revista Soho donde menciona su admiración por la prosa del autor y, al igual que Rius, las primeras películas de Allen. Por otra parte, el infravalorado Rubén “El Monito” Armenta, dibujante y director de churros dignos de Juan Orol, parodió al director con Woody Alien, uno de los enemigos de su personaje y alter ego El Monito.

El gran monero José Hernández ha dedicado un par de increíbles ilustraciones a celebrar a Allen, por lo que deducimos que el egresado del CUEC le tiene cariño al genio de nueva York, algo que se nota no comparten los políticos a los que dibuja habitualmente en Proceso y La Jornada.

hernandez

Uno de los homenajes menos conocidos a Allen en el medio del cómic mexicano se le debe a un conjunto de dibujantes michoacanos (Patricia Monreal, Feo, Demetrio Olivo y René Rubio), quienes en la desaparecida revista Búnker publicaron una versión en cómic de un cuento de Allen. Una curiosidad digna de verse:

d0

d d1

d2.0 d2 d3 d4 d5 d6 d7 dddd9 d10

Particularmente, soy un gran fan del pequeño gran gigante de las gafas de pasta. A quien no sólo admiro por su incansable talento y algunas memorables películas —además de su paso por los cómics— sino también por su ingenio y su amor por la filosofía y la ciencia, queda como botón de muestra su inmortal frase:

“Prefiero la ciencia a la religión. Si me dan a escoger entre Dios y el aire acondicionado, me quedo con el aire.”

temas