La empresa japonesa podría salir del negocio del cine y la televisión.

Sony Entertainment vive momentos de transición. Michael Lynton, su actual presidente y CEO, anunció que dejará los cargos dentro de Sony por preferir dedicar su tiempo a Snapchat (donde es inversor), y ahora gracias a The New York Post, sabemos que su salida también está motivada por la indecisión de Sony de mantener o no sus divisiones de cine y televisión.

La historia de Sony en el mundo del cine es relativamente joven. Inició en 1989 cuando, inesperadamente, la compañía japonesa sorprendió al mundo del entretenimiento comprando Columbia Pictures. Desde entonces ha tenido éxitos y fracasos, pero estos últimos han sido la constante en el último año. Por eso, el conglomerado tecnológico estaría pensando dejar de lado la producción de películas y series de televisión.

El 2016 fue un año penoso para Sony Pictures, con fracasos en taquilla como Ghostbusters y Passengers, prueba de lo anterior es que la pésima The Angry Birds Movie fue el mayor éxito de la compañía, recaudando 350 millones de dólares en todo el mundo. Durante ese año, Sony Pictures sólo mantuvo el 8% de la taquilla mundial (la mitad de su máximo histórico) y obtuvo ingresos totales por 911.5 millones de dólares, una cifra ridícula si se compara con los ingresos de Buena Vista (Disney), que controla el 26.3% de la taquilla cinematográfica de todo el mundo (y obtuvo 3 mil millones de dólares de ganancias durante el 2016).

The Angry Birds Movie fue la película más exitosa de Sony en el 2016.

En vista de los malos resultados y por recomendación de sus expertos financieros, Sony Entertainment está considerando vender sus divisiones de cine y televisión, y sólo mantener bajo su cobijo las divisiones de videojuegos y música, que siguen siendo muy redituables. Sony controla franquicias importantes, aunque estancadas, como The Karate Kid, Ghostbusters, Stuart Little, Men in Black y, la joya de su corona Spider-Man, que este año tendrá un nuevo reboot coproducido por Marvel Studios.

Aparentemente CBS, junto con unos inversores chinos, estaría interesada en adquirir Sony Pictures, junto con la división de TV. Aunque todo indica que Sony sí está considerando la venta, se menciona que tomarán una decisión después del próximo verano.

Lo interesante de la información es que Sony esperará a decidirse hasta ver cómo funciona una película en la que tienen deposita toda su confianza. Extrañamente, la cintaa en cuestión no es la esperada Spider-Man: Homecoming, sino a la extraña nueva franquicia The Emoji Moviesí, por más extraño que parezca, la inocua película de los emojis decidirá el destino de Sony Pictures.

Aunque The Emoji Movie sea un éxito, eso no quiere decir necesariamente que Sony se mantenga en el negocio del cine, pero le ayudaría a vender más cara su división. También podría sacar a la venta los derechos cinematográficos de Spider-Man, y el mejor postor seguramente sería Disney, con quien ya podría haber iniciado platicas desde que aceptaron “prestar” al arácnido al estudio del ratón para Captain América: Civil War.

Para conocer el final de toda está historia tendremos que esperar hasta el 4 de agosto, cuando The Emoji Movie llegue a los cines de todo el mundo.

fuente New York Post

temas