¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

J. K. Rowling libera temporalmente la licencia de los libros de Harry Potter

La autora puso a disposición de los profesores los libros para que puedan compartirlos con sus alumnos a distancia.
(Foto: AP)

J. K. Rowling se suma a la ola de celebridades y creativos que están buscando la manera de aportar algo para que la gente se la pase menos mal durante el encierro provocado por la pendemia de COVID-19. La escritora liberó la licencia de todos los personajes de la saga de Harry Potter de manera temporal.

¿Qué significa esto? Pues eso, que doña Yey Key pone a disposición de los maestros los siete libros de Harry para que los maestros puedan compartirlos con la finalidad de incentivar la lectura en sus alumnos.

Por eso, ahora, y debido a que millones de niños están encerrados en su casa recibiendo, en el mejor de los casos, educación a distancia, Rowling dejará que los profesores entren gratuitamente a la plataforma para grabarse leyendo Harry Potter y que lo puedan compartir con los jóvenes legos.

Así lo dio a conocer la autora a través de un comunicado:

“J.K. Rowling y sus editores están dispuestos a apoyar el gran esfuerzo de los maestros que trabajan arduamente para brindar educación desde casa para niños y jóvenes que no pueden ir a la escuela a causa del COVID-19.

Jo y su agencia literaria, The Blair Partnership, reconocen la importancia de compartir historias y leer en voz alta en tiempos de adversidad, por lo que temporalmente liberaremos las licencias que usualmente se requieren para maestros que quieren grabarse a sí mismos leyendo las historias de Harry Potter en voz alta, para que junto con los alumnos que los ven desde casa, puedan crear un gran ambiente virtual de salón de clase”.

Posteriormente, Rowling explica todos los pasos que los profes deben seguir para acceder a las licencias de los personajes de Harry Potter y compartir la lectura en aulas virtuales seguras como Google Classroom, Schoology, Edmodo and Discovery Education. Los profesores sólo tendrán que envíar ciertos datos como su nombre, la escuela a la que pertenecen, el aula virtual que utilizan, etc.

Lo cierto es que aquí, en México de este lado del charco las cosas funcionan de manera distinta, y pues no tenemos porque andarle pidiendo permiso a doña J. K Rowling para leer o compartir los libros de Harry Potter con estudiantes, amigos, etc. Así, que no dejen de leer los libros de Harry Potter a sus estudiantes y lávense bien las manos.