Un corto que sólo hace crecer nuestras ganas de ver otra vez a los Gremlins en la pantalla grande.

Hace mucho tiempo, cuando la idea de que el todo el mundo tuviera internet era apenas plausible, pasábamos horas y horas frente a la televisión viendo las películas que la televisión abierta (y más tarde la televisión por cable) nos tenía sometidos. Había de todo un poco, pero en medio de títulos que iban desde Ninja Americano hasta Encuentros Cercanos del Tercer Tipo, los fines de semana pegados al televisor eran ya un ritual.

Como una tierna mascota a la que ocultas de la luz solar, mojas y alimentas sin parar después de la medianoche, nuestro gusto y nuestra formación fueron creciendo alrededor de estas cintas. Y sí, Gremlins fue una de ellas. Las película que cuenta la historia de Billy y su Mogwai, Gizmo, trascendió las barreras de la cultura pop y se instauró en el gusto de millones. Han pasado casi treinta años desde que vimos a Gizmo por primera vez y muchos hemos rogado por una secuela que le haga justicia a la película original. Y eso acaba de suceder en un cortometraje escrito y dirigido por Ryan Patrick, su nombre: Gremlins: Recall.

Este fan film nos sitúa en un escenario donde una compañía ha desarrollado la cura para que los Mogwai no incuben seres malignos, a pesar de romper las tres reglas básicas de cuidado de un Gremlin. Pero, todo se pone interesante cuando Claire, la protagonista, se topa de frente con un repartidor de Mogwais que al parecer no los trata muy bien.

Si bien no se trata de ninguna secuela inicial, el cortometraje hace todo el honor y la justicia a las películas originales y tal vez, podría servir como un llamado de atención para que Hollywood traiga hasta nosotros una muy buena secuela.

fuente Ryan Patrick

temas