La batalla de Dunkerque durante la Segunda Guerra Mundial

Centenares de soldados hacen fila en las playas de Dunkerque, Francia. (Foto: Getty Images)

Dunkerque es uno de los episodios más importantes de la Segunda Guerra Mundial y, también, uno de los más polémicos.

La batalla de Dunkerque es uno de los episodios más importantes de la Segunda Guerra Mundial y, al mismo tiempo, uno de los más polémicos. ¿Adolf Hitler dejó escapar intencionalmente a miles de soldados de las tropas Aliadas o fue un error en su estrategia? Incluso hoy, los historiadores continúan discutiendo al respecto.

Y es justo ese episodio de la Historia el que retrata Dunkirk, la nueva película de Christopher Nolan: una idea que se le metió en la cabeza al director inglés hace más de 25 años, luego de un viaje en barco de Inglaterra a Dunkerque por el canal de la Mancha. Pero, ¿qué hay detrás de la historia que cautivó la imaginación de uno de los cineastas más importantes de la actualidad?

Hacia finales de mayo de 1940, el ejército de la Alemania nazi marchaba sobre Francia tras la caída de la Línea Maginot. Las fuerzas francesas, británicas y belgas habían sido partidas por la imparable ofensiva alemana, que se dirigía a la costa con el objetivo de apoderarse de los puertos, antes de organizar un nuevo asalto hacia el sur con miras a entrar a París.

La batalla de Dunkerque durante la Segunda Guerra Mundial
Los aviones alemanes atacaron las costas de Dunkerque durante la huida de las tropas Aliadas. (Foto: Western Mail Archive)

Asediados por los alemanes, la Fuerza Expedicionaria Británica (BEF, por sus siglas en inglés) y el ejército francés organizaron un plan para evacuar a miles de soldados Aliados desde las playas de Dunkerque, al norte de Francia. El objetivo de la llamada Operación Dinamo era sacar en barco a la mayor cantidad de soldados posible y llevarlos a Inglaterra, antes de que los nazis los atraparan en la costa y acabaran con ellos.

El ejército alemán tenía de su lado a los vehículos blindados para aniquilar el plan de los Aliados, pero el 24 de mayo Hitler ordenó parar el avance de los tanques nazis sobre el terreno de Dunkerque. En lugar de los cuerpos Panzer, la división encargada del ataque fue la Luftwaffe, la Fuerza Aérea de la Alemania nazi.

Así, el 26 de mayo comenzó la Operación Dinamo, con una flota de 40 destructores y 130 barcos mercantiles y de pasajeros que había preparado la armada británica para cruzar el Canal de la Mancha bajo el único objetivo de evacuar a sus compatriotas de la BEF junto con los soldados franceses. Durante los días siguientes, cientos de navíos arribaron a Dunkerque (incluyendo embarcaciones particulares), mientras las aeronaves alemanas dejaban caer su arsenal de bombas sobre los muelles ante una debilitada resistencia Aliada.

La batalla de Dunkerque durante la Segunda Guerra Mundial
Soldados de las tropas Aliadas en Dunkerque (Foto: Getty Images)

La huida de Dunkerque terminó oficialmente el 4 de junio de 1940. Pese a los esfuerzos de la Luftwaffe, al final de la operación 338,872 soldados lograron salir de las costas, entre los que se encontraban 215,787 británicos y otros 123,095 franceses y belgas. Eso sí, tras la partida del último barco, quedaron en las costas entre 30 mil y 40 mil soldados galos que, tan sólo unas semanas más tarde, serían testigos de la rendición de Francia ante Hitler.

Mientras la Alemania nazi ocupaba el territorio francés en una de sus más importantes victorias durante la Segunda Guerra Mundial, los medios británicos de la época calificaron su retirada como un evento “milagroso”, y la propaganda del gobierno de Winston Churchill no tardó en explotar el llamado “espíritu de Dunquerke” como símbolo de la solidaridad de su pueblo.

La batalla de Dunkerque durante la Segunda Guerra Mundial
Miles de vehículos y armas quedaron abandonados tras el éxodo de Dunkerque. (Foto: Image: Western Mail Archive)

La decisión de Hitler de detener el avance de las unidades blindadas Panzer sobre Dunkerque aún sigue siendo un tema de discusión. Algunos creen que fue un gesto de Hitler para negociar posteriormente un posible acuerdo con los británicos; otras señalan que se trató de un tema de la política alemana, que al parar a las fuerzas terrestres le otorgaba la victoria final a la Luftwaffe, una división más cercana a la ideología de la élite nazi; mientras que otra teoría supone que se trató simple y llanamente de un error garrafal en la estrategia militar de los alemanes, bajo la idea de reagrupar sus tropas para evitar un contraataque y consumar el asalto a la capital francesa.

Años más tarde, los soldados británicos que huyeron de Dunkerque con la cola entre las patas, regresaron a las costas francesas en el desembarco de Normandía: el punto de inflexión que a la postre marcaría el inicio de la caída en occidente de la Alemania nazi durante la Segunda Guerra Mundial.

temas