En la que promete ser su última entrevista, la leyenda de los cómics toca muchos temas polémicos, pero el que más ha sido resaltado en las redes sociales es el referente a su disputa personal con el escritor Grant Morrison.

La larga entrevista fue realizada por el blogger Pádraig Ó Méalóid, y en ella Moore toca temas como el probable racismo existente en su Liga de los Caballeros Extraordinarios y la violencia sexual en contra de las mujeres que casi siempre está presente en su obra. Pero con quien fue más duro el autor de Watchmen fue con el escocés Grant Morrison, el escritor más importante de cómics de la actualidad y al que, en muchos momentos de su carrera, se ha señalado como el heredero espiritual de Moore.

Moore describe a Morrison de la siguiente forma:

“Durante treinta años he tenido que soportar pacientemente la cobarde hostilidad de alguien que, cuando me tomo la molestia de pensar en él, lo veo como una banda tributo escocesa.”

A lo largo de la entrevista el también escritor de Miracle Man se refiere a Morrison como “afín al herpes”, “una no-entidad febrilmente obsesionado conmigo”,  “un malcriado hombre de mediana edad profundamente desagradable” y como “mi propia sanguijuela medicinal del siglo XVIII”, caracterizándolo como un parásito que utiliza el trabajo de Moore como una inspiración, pero que nunca se desarrolló más allá de una imitación superficial.

Grant-Morrison
Grant Morrison al recibir la Orden del Imperio británico

Moore describió su primer y único encuentro con Morrison, ocurrido cuando el escocés iniciaba su carrera:

“Era un individuo con hambre de fama, pero sin el talento necesario para satisfacer sus ambiciones exageradas. Él decidido conectarse a sí mismo con mi nombre, robando simultáneamente muchos elementos de mi trabajo, y haciendo declaraciones estudiadamente polémicas acerca de mí en fanzines. Decidí que lo mejor que podía hacer sobre esa lapa era no hacerle caso, ni a todo lo relacionado con él.”

En la entrevista queda claro que a Alan Moore no le cae bien Grant Morrison, a pesar de que sólo lo ha visto una vez en la vida real, hace décadas.

La respuesta de los fans de cómics a la entrevista ha sido, mayoritariamente, de respeto a sus palabras, pero no a su actitud, de la que se ha hecho mofa en Twitter:

De ser cierto que esta es la última entrevista que concede, algo que puede ser verdad debido a su naturaleza solitaria y su aversión a la industria del cómic mainstream, Moore nos dejaría como última muestra pública de su persona una imagen de un abuelo cascarrabias.

vía Daily Dot

fuente Pádraig Ó Méalóid

temas