Cortos-Aterrorizantes-ver-Hereditary-Ari-Aster-Portada

(Foto: Faux Beef Productions)

Estos cortos impactantes de Ari Aster te harán entender el enorme talento cinematográfico detrás de Hereditary.

Ari Aster, el director primerizo de la nueva sensación de terror, Hereditary (El legado del diablo), tiene más callo de lo que se piensa. El joven director acaba de sacar su primera cinta, pero tiene ya una larga trayectoria. Desde que salió del prestigioso American Film Institute Conservatory, sus cortos han sido aclamados por la crítica americana. Y ahora, parece que todas las alabanzas tenían un motivo.

Todo empezó con The Strange Thing About the Johnsons. Este mediometraje fue una sensación viral de YouTube después de traumar a más de un usuario. Y el éxito internetero le dio importancia al nombre de Aster mucho antes de su gloria en Sundance. A partir de ahí, el joven cineasta siguió explorando sus obsesiones en cortos de altísimo nivel técnico.

Cortos Aterrorizantes ver Hereditary Ari Aster 3
El director Ari Aster (Foto: Diamond Films).

Cortos-Aterrorizantes-ver-Hereditary-Ari-Aster-3

Por eso, no se puede entender esta nueva película de suspenso y horror si no se observan antes los viejos traumas que desplegó en estos seis cortos. Hay aquí una obsesión sobre lo hogareño, un miedo real a las relaciones de poder y un retrato despiadado de la idea de familia. Cada uno des estos cortos es, a su manera, atemorizante; no porque sean historias de terror en sí, sino por la manera cruda y descarnada que tiene el director de tratar temas altamente sensibles, íntimos, dolorosos.

Así que si quieren traumarse con ganas, si quieren conocer esta mezcla de Todd Solondz con David Lynch y Roman Polanski, no se pierdan los brillantes cortos de Ari Aster antes de disfrutar su impresionante ópera prima. Aquí están todas las claves del éxito de Hereditary… y suficiente trauma cotidiano para curarnos de todo espanto.

The Strange Thing About the Johnsons

The Strange Thing About the Johnsons es una mezcla perfecta de virtuosismo en el lenguaje cinematográfico, manejo de géneros y guión reflexivo. La historia gira en torno a un hijo adolescente que comienza a fantasear con tener relaciones sexuales con su padre. De ahí todo se pone mucho, mucho, mucho más feo… Tomando la vieja forma de los melodramas, con tonos cálidos, escenarios hogareños e iluminación onírica, Aster creó aquí una terriblemente cruda descripción de un tabú impensable. El resultado es brillante, desconcertante, horrendo y, por todo lo anterior, imperdible.

Munchausen

Munchausen es una joya de filmación ridícula. Aster buscó aquí las ideas más esquemáticas de los montajes de felicidad en el cine: escenas superpuestas para mostrar el paso rápido del tiempo (con el ejemplo clásico del entrenamiento de Rocky). Así, usó una idea de felicidad con colores chillones, actuaciones sobre dramáticas y un bello escenario suburbano para contar un cuento de horror en el que una madre termina destruyendo la vida de su hijo por delirios de posesión.

Es, de nuevo, una muestra de los traumas familiares y de dinámicas de poder de Aster. Pero, además, muestra la enorme seguridad con la que el joven director utiliza el lenguaje cinematográfico: travelings, plano secuencias, superposiciones, virtuosísimos e inesperados movimientos de cámara son el repertorio constante de este corto. Un tour de force divertido, horrendo y virtuoso.

C’est la Vie

Un corto brutal que muestra una cara distinta de Ari Aster. Aquí no hay movimientos grandilocuentes de cámara, no hay dollies, ni grúas. En C’est la Vie, más bien, Aster confía plenamente en la actuación de su personaje principal y en la fuerza de un guión hermosamente escrito. El resultado es un monólogo desgarrador que trata las obsesiones del director: las tragedias familiares, el fuego, lo hogareño y el gran concepto freudiano que tanto le obsesiona, la raíz del horror, el unheimlich. Así que, vean este corto para empezar a explorar el pensamiento psicoanalítico que estructurará todo lo inquietante en Hereditary a través de lo ominoso. Y, también, de paso, para sentirse unas basuras aplastadas por el sistema… eso siempre es saludable. C’est la Vie no puede verse fuera de Vimeo, así que dale click a la pantalla para disfrutarlo:

Basically

Una segunda entrega de los retratos de Aster que, junto a C’est la Vie, muestra a un personaje hablando sobre su historia en planos fijos. Estos cuadros sin movimiento son naturalezas muertas, impresiones detenidas de una vida que seguirá cuando la cámara la abandone. Y en este momento íntimo de confesión pasa el humor, la sátira social y algo absolutamente espeluznante: la sinceridad de un ser humano que te habla de sus dolores. Como espejo a C’est la Vie, en vez de un teporocho resentido y anárquico, tenemos aquí a una niña consentida de Hollywood en un pequeño drama de monotonía y agonía familiar justo en el callejón temático de Ari Aster.

The Turtle’s Head

Una rareza de corto que muestra muy bien cómo Aster maneja las mezclas de género y los corrosivos miedos íntimos que lo acechan. Todo empieza con una narración en off y los tropos típicos del noir detectivesco: un detective en desgracia, una mujer hermosa desesperada, una oficina a media luz polvosa y un vaso de licor. Sin embargo, la normalidad detectivesca empieza a tornarse rara cuando el pene del protagonista comienza a encogerse de manera acelerada. Con muchísimo humor aleatorio y una habilidad única para representar paisajes emocionales, Aster muestra aquí su vasta confianza en las mezclas de género. Y, sí, el resultado es extrañamente inquietante… sobre todo si eres vato.

Beau

Uno de los primeros cortos de Aster muestra, finalmente, su increíble talento para el suspenso. La enfermedad mental que trata aquí, con un giro final de humor aleatorio, es la psicosis paranoica. Un hombre a punto de salir de viaje deja su puerta abierta por un segundo, y regresa para ver cómo desaparecieron sus llaves y su maleta. Angustiado por el hurto incomprensible, empieza a sentir la hostilidad del mundo que lo rodea. Pronto, regresará a un estado primario de dependencia, violencia y horror. Un corto sencillo, de bajo presupuesto pero increíblemente efectivo en su acercamiento cinematográfico a la angustia. Definitivamente, un pilar en la construcción demente de Hereditary.

*****

Después de ver estos seis cortos, entenderán el talento único de este director primerizo. Con tanto estilo propio y tanta capacidad técnica, no es sorprendente que haya logrado una ópera prima tan interesante como Hereditary. Ojalá que su ya considerable carrera nos siga regalando joyas contemporáneas.

temas