La caída de la estación espacial china Tiangong-1 es inminente… pero no hay razones para entrar en pánico.

Desde hace varias semanas se habla de la inminente caída a la Tierra de la estación espacial china Tiangong-1. Obviamente, los rumores de un posible desastre digno de Hollywood no han tardado en propagarse por internet.

Pero, tal como informa la ESA (Agencia Espacial Europea, por sus siglas en inglés), en realidad el temor a una gran colisión no está justificado. Entonces, ¿qué va a pasar?

¿Qué es la Tiangong-1?

Un modelo a escala de la estación espacial china Tiangong-1. (Foto: Jason Lee/Reuters)

En el 2011 China presentó su programa espacial Tiangong (“Palacio celestial”, en chino), un proyecto que buscaba establecer una estación espacial propia, sin apoyo de otros países, al estilo de la estación soviética Mir. Ese mismo año se lanzó la Tiangong-1, un laboratorio espacial sofisticado completamente funcional que ha orbitado la Tierra desde entonces.

La nave alojó a astronautas chinos en dos misiones (de 15 días cada una), además de servir en varias misiones no tripuladas. Pero a partir del 2015, todos los esfuerzos del programa espacial chino se concentraron en la Tiangong-2, el laboratorio espacial lanzado en 2016.

¿Por qué se va a estrellar?

(Imagen: ESA)

La Tiangong-1 tendría que haber dejado de operar en el 2013, momento en el que se tenía planeado estrellar la estación de forma controlada. Según el plan, antes de volver a la atmósfera la nave encendería sus motores, quemándose casi en su totalidad. Así, los pequeños restos caerían en una zona deshabitada del Océano Pacífico. Sin embargo, la Agencia Espacial China decidió posponer el retiro de la estación, para aprovecharla todo lo posible antes de futuras misiones espaciales.

Durante el 2016 varios reportes informaron que la Tiangong-1 presentaba fallas por la falta de mantenimiento. Después de mucha presión mediática, el gobierno chino confirmó la información, indicando que la estación espacial había iniciado su caída libre hacia la Tierra, ya sin control de los científicos chinos.

¿Cuándo caerá?

A partir de que se confirmó la caída no controlada de la nave, científicos de todo el mundo han estudiado su trayectoria. De acuerdo con información de la ESA, lo más probable es que la Tiangong-1 reingrese a la atmósfera terrestre en algún momento entre el sábado 31 de marzo y el lunes 2 de abril. Aunque los datos mostraban que a principios de marzo la estación se encontraba a 280 km de altitud, en las últimas semanas la velocidad de descenso se ha acelerado considerablemente.

Pronóstico de la disminución de altitud de la estación Tiangong-1. (Imagen: ESA)

¿Donde caerá?

En realidad, nadie sabe con exactitud en dónde caerá la estació. Al completar una órbita alrededor de la Tierra cada hora y media, el margen es demasiado grande.

Debido a la velocidad de desplazamiento y el rango de movimiento de la nave, unos pocos minutos de diferencia en su reentrada a la atmósfera pueden hacer que el lugar de impacto varíe en miles de kilómetros. Lo que sí se sabe es la zona en la que podría caer la nave, aunque es una zona tan amplia que resulta imposible hacer algún pronóstico.

La ESA asegura que, en cuanto inicie la caída directa de la estación, se podrá calcular mucho más certeramente el punto de impacto. La mala noticia es que eso sucederá hasta entre 5 y 4 horas antes de la colisión.

Mapa del área (en verde) sobre la cual podría producirse la reentrada de la Tiangong-1. (Imagen: ESA)

¿Es realmente peligroso?

De acuerdo con los expertos, la mayor parte de la Tiangong-1 se desintegrará al momento de entrar en la atmósfera. Existe la posibilidad de que algunos fragmentos lleguen a la superficie terrestre, aunque lo más probable es que caigan en el mar o en zonas deshabitadas. De acuerdo con datos de la ESA, la probabilidad de que un fragmento de la nave caiga sobre un ser humano es mínima:

“La probabilidad de que una persona reciba el impacto de alguna pieza de Tiangong-1 es diez millones de veces menor que el riesgo anual de que le alcance un rayo”, señala la ESA.

La Agencia Espacial Europea también menciona que, si algún fragmento de la nave llegara a caer cerca de un lugar habitado, lo más recomendado es no entrar en contacto con él.

Si quieren tener una idea de cómo podría verse la caída de la estación china, este video del reingreso de la nave Julio Verne de la ESA es un buen ejemplo:

¿Se puede seguir el trayecto de la nave?

A pesar de que muchas agencias han estado interesadas en monitorear la caída de la estación china, por el momento la única que muestra actualizaciones del trayecto de la nave es la Agencia Espacial China, que cada día publica información de la distancia que separa a la nave de la Tierra. Si quieres tener las noticias de primer mano, puedes visitar el sitio oficial de la Agencia.

fuente ESA

temas