Desde hace tiempo la tendencia ha sido crear dispositivos cada vez más resistentes, compactos y con mayor capacidad de almacenaje. 

Un grupo de investigadores desarrolló lo que hoy se convierte en el dispositivo más pequeño y resistente de todos los dispositivos de almacenaje.

Se trata de un disco de hasta 360 terabytes de espacio, el cual sólo mide unos cuantos centímetros. Pero esta herramienta no sólo maneja dimensiones sin precedentes, sino que su resistencia a temperaturas extremas. Se estima que este cristal de cuarzo de tecnología 5D (cinco dimensiones) le permite resistir hasta 13.8 mil millones de año antes de degradarse, así como soportar temperaturas de hasta los mil grados Celsius.

Este disco fue desarrollado por investigadores de la Universidad de Southampton en el Reino Unido. Para lograrlo tomaron una máquina láser que dispara pulsaciones láser en femtosegundos (la milibillonesima parte de un segundo). Estas pulsaciones imprimen información en la estructura del cristal en dimensiones nanométricas. Cada uno crea tres capas de puntos separadas, cada una, 5 micrones (la milésima parte de un milímetro) entre sí. La información luego puede ser leída con pulsaciones de luz y registrando la orientación de las ondas.

El equipo de investigadores ya guardó grandes trabajos de valor histórico, como la Declaración Universal de Derechos Humanos, Óptica de Newton, la Carta Magna y la Biblia del Rey Jaime.

Imaginen lo que se podría almacenar ahora con un puñado de estos discos. Ya veremos qué pasa con estos dispositivos, pues los investigadores se encuentran en proceso de comercializar esta nueva tecnología.

fuente Southampton University

temas