Su propuesta daría como resultado que nuestro Sistema Solar tuviera más de 100 planetas.

Desde hace más de 10 años la Unión Astronómica Internacional (AIU, por sus siglas en inglés) reclasificó a Plutón y bajó su categoría a “planeta enano”. Por eso  quedó excluido de la lista de planetas del Sistema Solar, volviendo más fácil a los niños memorizar la composición de nuestro sistema planetario.

Inesperadamente todo esto podría cambiar, siempre y cuando se apruebe una revolucionaria propuesta de científicos de la NASA, que tiene como mayor impulsor a Alan Stern (el director del proyecto New Horizons) que buscan reclasificar a la mayoría de cuerpos que habitan el Sistema Solar.  El manifiesto de la NASA propone una nueva definición de planeta, y si se aprueba, instantáneamente añadirá más de 100 nuevos planetas a nuestro Sistema Solar, incluyendo Plutón y a la mismísima Luna.

La propuesta más rocambolesca es que, para ser considerados planetas,  los cuerpos cósmicos de nuestro Sistema Solar ya no necesitan estar orbitando alrededor  del Sol. De acuerdo con el manifiesto, los planetas deben definirse por sus propiedades físicas intrínsecas, no por sus interacciones con las estrellas.

“Proponemos una definición geofísica de planeta que destaca las propiedades físicas intrínsecas de un cuerpo sobre sus propiedades orbitales extrínsecas. Proponemos la siguiente definición geofísica de un planeta para uso de educadores, científicos, estudiantes y el público en general: Un planeta es un cuerpo de masa sub-estelar que nunca ha sufrido una fusión nuclear y que tiene suficiente auto gravedad para asumir una forma esferoidal adecuadamente descrita por un elipsoide triaxial independientemente de sus parámetros orbitales. De acuerdo con el énfasis en las propiedades intrínsecas, nuestra definición geofísica se basa directamente en la física del mundo en sí, en lugar de la física de sus interacciones con objetos externos”, indica el documento.

El polémico manifiesto también es una crítica a la manera en que, hasta ahora, se han clasificado los planetas, una tarea que ha quedado en manos de los astrónomos y no en la de los científicos planetarios.

La decisión de aceptar la nueva definición está en manos de la AIU, y tendría como consecuencia simplificar la definición actual, pero tendría como consecuencia que la Luna, Titán, Encélado, Europa o Ganímedes, todos ellos ahora considerados satélites, serían oficialmente Planetas. Lo bueno sería que el vilipendiado Plutón regresaría a su lugar como planeta del Sistema Solar, lo malo que los niños tendrían que aprender más de 1oo nuevos planetas en sus clases de Ciencias Naturales.

vía Science Alert

fuente USRA

temas