Los doctores, de origen poblano, desarrollarán 12 vacunas que servirán para observar cuál de ellas se llevará a pruebas clínicas en humanos.

La proliferación del virus del zika en 2016 hizo que la Organización Mundial de la Salud emitiera una alerta internacional, al comprobarse la relación que existía entre la picadura del mosquito Aedes aegypti, vector del zika en América, y la microcefalia en fetos.

Desde el momento en el que se emitió la alerta, los científicos médicos del mundo priorizaron el desarrollo de nuevas vacunas. Dos de ellos son mexicanos y están a punto de probar su vacuna contra el zika en Reino Unido.

Desde 2015 los científicos mexicanos Arturo Reyes Sandoval y César López Camacho, se encuentran trabajando en el Instituto Jenner del Departamento Nuffield de Medicina de la Universidad de Oxford, en el Reino Unido, proyectos de investigación para combatir enfermedades como dengue y chikungunya; y desde el 2016 se enfocaron en el zika.

El gobierno británico financió a los mexicanos para que desarrollaran 12 vacunas que “servirán para observar cuál de ellas es la menos inmunogénica”, las cuales se llavarán a pruebas clínicas en humanos para finales de 2017.

“Estamos a punto de iniciar esta fase de pruebas génicas para comparar la vacuna de zika y chikungunya en un grupo de pacientes británicos. En cuanto al dengue, aún la estamos probando en modelos animales como ratas y macacos, lo que se conoce como fases preclínicas”, detalló el doctor López Camacho.

Se producirán de 100 a 200 dosis de estas vacunas y una vez que termine la fase 1 de pruebas se comenzará la aplicación en personas que están en riesgo o que viven en lugares propicios para estos virus. México y Brasil, son los países contemplados iniciar para dichas pruebas.

“Cuando nosotros iniciamos la investigación muy pocos científicos tenían conocimiento de este virus, la verdad es que no había nada. Pero lo que encontré es que, en el banco de genomas, algunas secuencias de organismos como mosquitos o macacos que habían sido afectados por el virus del zika ya estaban publicadas, entonces por biología molecular se extrae el genoma viral para estudiarlo. El resultado son todas las secuencias que te van a decir qué genes están codificando”, refirió el doctor Reyes con respecto a los problemas de iniciar la investigación sin literatura médica de referencia.

Mediante el análisis de la secuencia del genoma detectaron similitudes con el virus del dengue. Esto facilitó de alguna forma el trabajo, pues ya tenían investigaciones previas con el dengue.

“Así empezamos a identificar las secuencias y una vez que decidimos qué secuencias nos interesaban para el desarrollo de la vacuna, las sintetizamos en una compañía que hace genes sintéticos, de hecho, no trabajamos con el virus como tal porque ya la tecnología nos brinda poder sintetizar genes. Ellos hacen esas secuencias y te las mandan al laboratorio y así tú puedes trabajar exclusivamente con las secuencias que tú decidiste pero que no contienen el virus completo”.

De acuerdo con el último reporte de la Secretaría de Salud, en México hay 575 casos confirmados de zika y más de la mitad de los casos corresponden a mujeres embarazadas. El reporte de la semana epidemiológica 52 de 2016 refiere que los estados con más contagio son Veracruzm, Yucatán, Guerrero, Nuevo León y Chiapas. Seguidos de Tabasco, Oaxaca, Quintana Roo, Morelos e Hidalgo.

Producir dosis de vacunas que son de uso exclusivo para humanos requiere de aprobación de diversos organismos y regulaciones estrictas para garantizar que sea segura, estéril y no pueda afectar al humano, de ahí que sean más costosas; no obstante, en el caso de la vacuna contra el zika para su fase 2, el recurso ya está asegurado, confirmó el doctor López Camacho.

fuente Conacyt

Temas