Fotografía: Andre Penner, AP.

Científicos encontraron la posibilidad de que Zika puede provocar SGB en la gente que infecta.

La crisis epidémica del virus Zika sigue alarmando a las autoridades sanitarias en los países afectados. Mientras Brasil y científicos de Oxford buscan la manera de combatir por medio de exterminar la población de mosquitos con mosquitos genéticamente modificados, la Organización Mundial de la Salud encontró que la enfermedad puede también provocar una enfermedad letal: el Síndrome Guillain-Barré (SGB).

Esta enfermedad produce entumecimiento, cosquilleos o dolor muscular, y puede llevar rápidamente a parálisis, e incluso a la muerte. Según un sobreviviente de SGB, a los pocos días de haber contraído Zika perdió movilidad y sentía que se iba a morir: “Se sintió como si me estuviera ahogando en un mar de lodo”.

Esta enfermedad provoca que el sistema inmunológico ataque el sistema nervioso periférico del cuerpo (la parte que comunica al cerebro con los músculos). Sí es una enfermedad tratable a pesar de ser letal. El modo más común es quitarle la sangre al paciente, descartar la plasma y ponerle células blancas y rojas. Otro modo es que al paciente le inyecten anticuerpos de la sangre de un donador saludable.

Hasta hace poco ni siquiera se había reportado el número de incidencia de esta enfermedad en Brasil. Sin embargo, un grupo de doctores recientemente detectó un alza en el número casos desde que comenzó la epidemia. No sólo eso, sino que en la Polinesia Francesa, durante el brote de Zika en 2013, el número de casos por año aumentó de 5 a 42.

Fotografía: Norberto Duarte, Getty Images.
Fotografía: Norberto Duarte, Getty Images.

En 2015 las autoridades brasileñas encontraron que el Zika puede provocar microcefalia. Todavía no se confirma la vinculación, pero los números han crecido con la epidemia de la enfermedad de los mosquitos. Desde entonces, se han cobrado vidas de algunos de los bebés con microcefalia.

Todavía no hay medidas definitivas o que estén frenando la epidemia. Un experto de enfermedades infecciosas de la Universidad de Texas comentó a Quartz que en realidad no hay mucho que hacer para acabar con este tipo de infecciones. Lo único que queda para las naciones afectadas es seguir invirtiendo en programas contra mosquitos y monitorear las enfermedades. Seguiremos al tanto con lo que ocurre, pues se estima que pronto esta epidemia también podría afectar a México.