Estos tatuajes dorados podrían ser el inicio de una revolución médica.

Estos “tatuajes” dorados podrían ser el inicio de una revolución médica.

Más que una moda, los wearables quieren ser el siguiente paso en cuanto a interfaces digitales se riere y aunque ahora tenemos mucha ropa que nos permite interactuar con nuestros dispositivos móviles; pero en materia de salud, los dispositivos que sirven para monitorear a los pacientes se han topado con muchas dificultades como el material con el que se fabrican, las molestias que causan al paciente al usarlo, el desgaste, pero sobre todo que no permiten transpirar a la piel.

Pensando en ello, científicos de la Universidad de Tokio, Japón, crearon un sensor electrónico hipoalergénico que se coloca sobre la piel de los pacientes y que puede usarse durante una semana entera sin causar molestias. El nuevo wearable, que parece un tatuaje hecho de oro, es ligero y tan delgado que el grupo de pruebas dijo haberse olvidado completamente de estar usándolo.

Dedo índice con el nano conductor de oro.
Dedo índice con el nano conductor de oro. La corriente eléctrica proviene de una batería flexible situada cerca del nudillo y fluye a través del conductor, alimentando el LED justo debajo de la uña.

De acuerdo al estudio publicado en Nature Nanotechnology, para la fabricación de este electrodo elástico se utilizó un polímero soluble en agua, alcohol polivinílico, que ya se utiliza en los lentes de contacto y el cartílago artificial; y oro. Todos ellos, materiales considerados seguros y biológicamente compatibles con el cuerpo.

Los científicos usaron descargas eléctricas para crear hilos cargados con el material, los cuales fueron revestidos en oro para hacerlos conductores y luego los pusieron sobre la piel. Los rociaron con agua (como un tatuaje temporal) y mientras el alcohol desaparece, la malla de oro permanece creando un circuito que puede alimentar una luz LED y transmitir información a otro dispositivo (como una computadora o un smartphone).

Un punto a favor de esta malla es que es transpirable, no irrita la piel y no se rompe; pero el sensor transmisor es tan delicado que se puede dañar con el maltrato y como la gente se siente tan cómoda con el “tatuaje”, se olvida de esto y lo daña.

“Será posible monitorear los signos vitales de los pacientes sin causar estrés o molestias”, afirmó el doctor Takao Someya, jefe del equipo de investigación, que por el momento está enfocando este nuevo parche en la salud deportiva, pues el dispositivo resulta ideal para dar un seguimiento continuo y preciso de las señales fisiológicas de los atletas y el movimiento corporal sin impedir su entrenamiento o rendimiento.

fuente Nature

temas