De confirmarse sería uno de los más importantes descubrimientos científicos de lo que va del siglo.

A finales del año pasado celebramos el centenario de la Teoría de la Relatividad General de Albert Einstein. En su ambiciosa propuesta, el científico de origen alemán estableció que tanto la gravedad como la aceleración tenían la misma causa: la capacidad de los objetos con mucha masa (como los planetas) para curvar un tejido continuo (el espacio y el tiempo) como si fuera una sabana. De acuerdo con Einstein, el efecto de esa curvatura y de los objetos moviéndose sobre ella es lo que percibimos como la fuerza de gravedad. La teoría menciona que esas curvaturas del espacio-tiempo son las Ondas Gravitacionales, las cuales se propagan como ondas en el agua, viajando suavemente por el cosmos.

Lamentablemente, desde que la Teoría se propuso hace una centena de años nunca se ha comprobado la existencia de las Ondas Gravitacionales. Esto último podría estar a punto de cambiar, luego de que el connotado físico teórico Lauren Krauss escribió desde su cuenta en Twitter que le filtraron información referente al descubrimiento de las Ondas Gravitacionales: “Mi rumor sobre LIGO ha sido confirmado por fuentes independientes. ¡Manténganse al tanto! ¡¡Las Ondas Gravitacionales podrían haber sido descubiertas!! Esto es muy emocionante”, indicó el científico.

De inmediato el mundo científico se puso en vilo y apuntó toda su atención al experimento LIGO, un enorme proyecto colaborativo entre universidades y centros de investigación física. La emoción por el probable hallazgo no es en balde, porque, de comprobarse, sería uno de los mayores descubrimientos de la física en lo que va de siglo, confirmaría un punto central de la Teoría de la Relatividad General de Einstein y abriría una nueva beta en los estudios sobre el espacio

Krauss no es el único miembro de la comunidad científica que ha estado difundiendo el rumor, pero sí es el científico más importante que lo ha hecho hasta ahora.

temas