Científicos detectaron cómo pueden excitar o adormecer a las ratas a través de la estimulación en ciertas partes del cerebro.

Un grupo de investigadores, dirigido por Jin Hyung Lee, descubrió que pueden manipular la actividad cerebral de las ratas al alterar el ritmo de las emisiones neuronales, llevando a estos animales a estar despiertos o dormidos.

Según Hyung Lee, los resultados sugieren que el tálamo central funciona como un sintonizador de radio que lleva al cerebro a diferentes estados de excitación y actividad. Este estudio es un gran paso, dice el jefe de la investigación, hacia la comprensión del circuito cerebral que controla el sueño y la alerta.

El tálamo controla las señales sensoriales y motoras del cuerpo a la corteza cerebral, así como la regulación de consciencia, sueño y el nivel de alerta. Cuando este es dañado, estas funciones pueden verse afectadas. En estudios anteriores se ha visto que la estimulación de neuronas en esta área ha ayudado a despertar a pacientes de estados mínimos de consciencia.

El experimento para demostrar la tesis del Dr. Lee y su equipo consistió en arrojar pulsos láser a neuronas fotosensitivas de ratas que estuvieran dormidas. Encontraron que las estimulaciones con frecuencias altas despertaban a las ratas, mientras que las de baja frecuencia las llevaban a un estado semiconsciente. Mientras hacían esto usaron escaneos de fMRI del cerebro de las ratas, confirmando la actividad neuronal alta y la baja en las respectivas frecuencias de estimulación.

Pero no es lo único que encontraron. Además descubrieron que el tálamo no fue la única zona que reaccionaba, también el núcleo del subtálamo, la zona incerta. Ahora, de esta parte no se conoce mucho, pero se ha relacionado con el dolor, la información sensorial, así como la sincronización de los ritmos cerebrales en la corteza y subcorteza.

Cuando emitían los pulsos en frecuencias bajas, la zona incerta disparaba un patrón similar al que ocurre cuando soñamos. Esta enviaba señales inhibidoras a células en la corteza sensorial. Cuando la zona incerta era bloqueada durante las frecuencias bajas, la actividad de las células en la corteza sensorial aumentaba, haciendo más difícil que las ratas cayeran en un estado semiconsciente.

“Demostramos cómo los circuitos del cerebro pueden regular el estado de excitación”, dijo el Doctor Jin Hyung Lee, quien espera que se pueda aplicar para mejores tratamientos en pacientes que sufran daños cerebrales o padezcan algún tipo de desorden neurológico.

fuente Wired

temas