¿Por qué hay personas que no pueden eructar?

Tristemente no todos pueden decir que "se oye mal pero descansa el animal".
(Imagen: Fox/Disney)

Eructar es uno de los mayores placeres de la vida. Sin embargo, hay mucha gente que simplemente no puede hacerlo, o eructa de manera espontánea una vez cada tres meses. Si tú eres una de esas personas, definitivamente no eres la única. Esto es más normal de lo que creíamos y se debe a una condición médica: la disfunción cricofaríngea retrógrada.

Las personas que no pueden eructar suelen sentir los efectos de los gases acumulados: hinchazón, dolor en pecho y estómago y molestias esofágicas que vienen acompañadas de extraños sonidos guturales. Estos últimos se escuchan como si una extraña criatura alienígena viviera en tu garganta (y quienes no pueden eructar a voluntad saben exactamente de qué estoy hablando).

¿Por qué pasa? La disfunción cricofaríngea retrógrada es la incapacidad de relajar los músculos del esófago que dejan salir los gases por la boca. Para las personas “normales” se trata de un movimiento natural, pero para las personas que no pueden eructar es casi imposible.

¿Cuál es el tratamiento?

El año pasado, el otorrinolaringólogo Robert Bastian publicó el primer estudio que reconoce la incapacidad de eructar y sus síntomas asociados, el dolor y la distensión, como una condición médica.

El tratamiento propuesto por Bastian para la falta de eructos es la toxina botulínica. Sí, el bótox, pero inyectado en el músculo cricofaríngeo a través de una endoscopía. El bótox paraliza el músculo, lo que ayuda a que el aire pase a la garganta sin problemas.

El primer paciente de Robert Bastian, un hombre de Dallas, Texas, recibió el tratamiento para su incapacidad de eructar. Y aunque el efecto del bótox desaparece después de unos meses, la nueva capacidad de eructar se queda para siempre. El paciente habló de su exitoso tratamiento en la comunidad de Reddit r/noburp, donde Bastian es ahora una especie de celebridad que ayuda a eructar a quienes más lo necesitan.