Lamentablemente no veremos a Many, Scrat y a Sid, sólo sentiremos unos frios tremendos.

Durante el Encuentro Nacional de Astronomía en Llandudno, Gales, un equipo internacional de científicos liderado por la doctora Valentina Zharkova de la Universidad de Northumbria (Reino Unido), presentó un nuevo modelo de medición de las manchas solares. Gracias a su método, los académicos pudieron afirmar que la Tierra experimentará una “pequeña Era del Hielo” que comenzará entre el 2030 o el 2040 y se prolongará por 30 años.

La investigación de Zharkova se concentró en los cambios que ha experimentado el campo magnético del Sol, logrando descubrir la existencia de una estructura cíclica de sus niveles de radiación. Los investigadores descubrieron que cada 11 años se incrementa la radiación, llegando a picos muy altos para luego bajar, lo cual afecta directamente a nuestro planeta.

mr-freeze-o

Zharkova indicó que la actividad solar afecta directamente al clima de la Tierra, además de que basta una ligera variación de un 1% en la actividad solar para causar cambios medibles en la distribución de temperaturas y del flujo de aire en todo el mundo.

Lo más interesante de la investigación de los científicos ingleses es el descubrimiento de otro ciclo solar que ocurre cada 90 años que reduce de forma variable el número de manchas solares, minimizando considerablemente el calor que proyecta el Sol. La última ocasión en que nuestra estrella vivió un gran periodo de calma, con ausencia casi completa de manchas en su superficie, ocurrió en el siglo XVII, durante el llamado “Mínimo de Maunder“, el cual duró 55 años.

tumblr_mtlfht73Ki1qaz7aso1_500

Durante el Mínimo de Maunder se vivió un enfriamiento global, por ello también se conoce a este periodo de tiempo como la “Pequeña Era del Hielo”. En esos años se sufrieron inviernos terribles en Europa y Norte América, además de que se congelaron ríos como el Támesis, el Danubio, o el Moscova.

El modelo de Zharkova permite predecir los comportamientos de la radiación del Sol, gracias a lo cual pudieron indicar que entre el 2030 y el 2040 se volverá a producir un nivel bajísimo de manchas solares, comparable con el Mínimo de Maunder. Esta reducción de la actividad implica una disminución de la radiación solar de 3W por metro cuadrado, más del doble de lo habitual, lo que llevará a un recrudecimiento invernal extremo, incluso en verano, y un enfriamiento de la atmósfera en todo el mundo.

3871018-7025694806-x4hmx

La investigadora evita ser catastrófica e indica que será en los próximos 15 años cuando se pueda comprobar si su modelo predictivo es eficaz, por lo que aun no es seguro que los niveles de radiación solar disminuyan tanto como señala el modelo.

vía Astronomy

fuente The Independent

temas