Ming es una almeja que obtuvo su nombre gracias a que nació en los tiempos en los que la dinastía homónima habitaba China. Al momento de su muerte tenía 507 años, lo que la hace el animal multicelular más longevo del mundo. Lo trágico es que no murió de causas naturales, sino que fue accidentalmente asesinada por unos científicos.

Todo comenzó con un grupo de investigadores que recolectaban almejas en las costas islandeses. Estos científicos habían desarrollado una técnica para determinar la temperatura, el contenido salino y la disponibilidad de comida del océano en las épocas en que no había mediciones formales. Esta información podía ser obtenida al medir y analizar los aros que se forman en las conchas de las almejas.
 

Islandia
Ming fue atrapada accidentalmente en Islandia

Así que cuando recogieron a Ming la abrieron para poder realizar sus investigaciones, esto por supuesto derivó en su muerte. Claro que no sabían que estaban matando al animal más longevo conocido hasta ahora, eso lo sabrían más tarde, cuando la analizaron en el laboratorio. Paul Butler, uno de los líderes de la expedición declaró:

“Atrapamos a un total de 200 almejas en nuestra expedición. Miles de almejas se sacan del océano por motivos comerciales cada año, así que es más que posible que un pescador haya sacado una almeja tan vieja o más vieja que la nuestra”

Por lo pronto le corresponde a Ming el título de más longeva. En una primera impresión, se suponía que esta almeja tenía unos 410 años de antigüedad, pero mediciones recientes descubrieron que en realidad tenía casi cien años más; es decir, 507. Para hacernos una idea, ella habitó la Tierra mientras se llevaba a cabo la conquista de América y alcanzó a vivir hasta la caída de las Torres Gemelas. Hasta ahora, no se conoce animal multicelular que haya vivido ambos hechos.

vía The Huffington Post

fuente Science Direct

temas