La ciencia confirma que la red 5G no está vinculada al coronavirus

La radiación de la red 5G está en un rango muy bajo y no tiene ninguna relación con la pandemia por el nuevo coronavirus.
(Foto: Pixabay)

Una de las últimas teorías de conspiración que está circulando en redes sociales afirma que la red 5G puede propagar el nuevo coronavirus. La historia ganó fuerza cuando, supuestamente, un médico belga relacionó los “peligros” de la tecnología 5G con el virus durante una entrevista en enero.

También te recomendamos: Las Torres 5G se están incendiando en Reino Unido por conspiraciones de coronavirus

El problema es que esta información es falsa y está teniendo consecuencias funestas. The Guardian informó que desde el jueves pasado al menos 20 torres de teléfonos móviles en todo el Reino Unido han sido incendiadas o destrozadas. El representante de la red móvil MobileUK publicó una carta abierta indicando:

“Hemos experimentado casos de vándalos prendiendo fuego a mástiles móviles, interrumpiendo la infraestructura crítica y difundiendo información falsa que sugiere una conexión entre 5G y la pandemia de COVID-19”.

Muchos medios especializados y profesionales de la salud se han apresurado a desacreditar este mito, incluido el ministro federal de comunicaciones, seguridad cibernética y artes, Paul Fletcher. Pero innumerables grupos y figuras públicas continúan perpetuándolo. Es el caso de actores como Woody Harrelson o la cantante Keri Hilson, quienes han compartido contenido con sus fanáticos sugiriendo una relación entre las redes 5G y el nuevo coronavirus que causa la enfermedad COVID-19.

En realidad, la diferencia entre la 5G y las generaciones anteriores de servicios móviles (4G, 3G) es que estos últimos usan frecuencias de radio más bajas (por debajo del rango de 6 gigahercios), mientras que el 5G usa frecuencias en el rango de 30 a 300 gigahercios. Sin embargo, en el rango de 30-300 gigahercios, no hay suficiente energía para romper enlaces químicos o eliminar electrones cuando entra en contacto con el tejido humano. Por lo tanto, este rango se conoce como radiación electromagnética no ionizante.

La radiación puede entrar en contacto con la piel, por ejemplo, cuando ponemos un teléfono móvil 5G en nuestro oído para hacer una llamada. Esto es cuando estamos más expuestos a la radiación no ionizante. Pero esta exposición está muy por debajo del nivel de seguridad recomendado. La radiación 5G no puede penetrar la piel ni permitir que un virus penetre en la piel. Por eso, no hay ninguna evidencia de que las frecuencias de radio 5G causen o exacerben la propagación del coronavirus.

Además, la cubierta proteica del virus es incapaz de interactuar con las señales de radio 5G. Esto se debe a que la radiación y los virus existen en diferentes formas que no tienen nada que ver: uno es un fenómeno biológico y el otro existe en el espectro electromagnético.

Las ondas de radio 5G se denominan ondas milimétricas, porque su longitud de onda se mide en milímetros. Debido a que estas ondas son cortas, las torres de celdas 5G deben estar relativamente juntas, a unos 250 metros de distancia. Así, están organizadas como una colección de células pequeñas (una célula es un área cubierta por señales de radio), de tal forma que, para que una red 5G cubra un área geográfica más grande, se necesitan más estaciones base en comparación con 4G.

Este aumento en el número de estaciones base, y su proximidad con los seres humanos, es un factor que puede generar temores infundados sobre los posibles impactos en la salud de 5G. Pero no, la 5G y el coronavirus no son amigos y debemos dejar de difundir este mito porque no sólo los mástiles de Reino Unido están siendo incendiados, también ha habido agresiones hacia las personas que instalan las estaciones y la fibra óptica.

El nuevo coronavirus causa miedo en la población y las reacciones emocionales están a la orden del día. Sin embargo, como han repetido innumerables autoridades sanitarias alrededor del mundo, no hay mayor peligro, en el contexto de una pandemia, que la desinformación. Ayúdanos a todos y no difundas noticias falsas.